AFP internacional

El papa Francisco besa el Libro Sagrado en la Catedral Apostólica de Etchmiadzin en Ereván, Armenia, el 24 de junio de 2016

(afp_tickers)

El papa Francisco prefirió este viernes en Armenia la franqueza a la prudencia, al calificar de "genocidio" la masacre de armenios durante el Imperio Otomano, un término que podría provocar una violenta reacción de Ankara.

"Esta tragedia, este genocidio ha marcado lamentablemente el inicio de la triste serie de catástrofes inmensas del siglo pasado", dijo el pontífice en el palacio de gobierno armenio en Ereván, en presencia del presidente, Serge Sarkisian, y de representantes del cuerpo diplomático.

Esta palabra la pronunció por primera vez en el Vaticano en abril de 2015, generando una reacción airada de Ankara.

"Es tan triste que en ese caso y en los otros dos (el Holocausto y las masacres del estalinismo, que ya citó en 2015), las grandes potencias miraran para otro lado", denunció.

Para Francisco, "estas lamentables catástrofes del pasado siglo vinieron por aberrantes motivos raciales, ideológicos o religiosos, que oscurecieron el espíritu de los verdugos hasta el punto que se fijaron el propósito de aniquilar pueblos enteros".

Tanto el jefe de la Iglesia apostólica armenia, Karekin II, en una recepción en la catedral de Echmiadzin cerca de Ereván, como el jefe de Estado armenio habían evocado ante Francisco el "gran mal" de principios del siglo XX como "genocidio".

El Vaticano había evitado pronunciar la palabra 'genocidio' después de que el papa dijera este término en la basílica de San Pedro en abril de 2015.

Turquía rechaza esa expresión para referirse a la masacre de 1,5 millones de armenios durante el Imperio Otomano, afirmando que se trató de una guerra civil en la que murieron tanto turcos como armenios.

El papa "rindió homenaje al pueblo armenio que, incluso en los momentos más trágicos de su historia, siempre encontró en la Cruz y en la Resurrección de Cristo la fuerza de levantarse y de reanudar su camino con dignidad".

Jorge Bergoglio subrayó que estos peligros todavía están presentes. "Deseo realmente que la humanidad aprenda de estas trágicas experiencias la lección de actuar con responsabilidad y sabiduría para prevenir los peligros de caer en estos horrores", añadió.

- Mártires de ayer y hoy -

El papa quiere aprovechar su visita a esta tierra de mártires para poner énfasis en las persecuciones y en los refugiados de hoy en día.

"Los cristianos en especial, como y quizás mucho más que en la época de los primeros mártires, son discriminados en algunos lugares y perseguidos por el solo hecho de profesar su fe", denunció de nuevo, en referencia a la situación en Oriente Medio.

En un país donde menos del 10% de los habitantes son católicos romanos y el resto de rito oriental, el papa es percibido como el mejor defensor frente a Ankara.

Desde el papa Benedicto XV, que había escrito tres veces al sultán durante la I Guerra Mundial para intentar detener las masacres, la Santa Sede siempre ha prestado atención al drama de los armenios. Juan Pablo II firmó con Karekin II en 2001 una declaración condenando el "genocidio".

El papa seguirá su viaje por Armenia el sábado con la visita del memorial de Tsitsernakaberd, consagrado a esta tragedia.

Según el Instituto Nacional Armenio, 27 Estados ya han reconocido el genocidio, especialmente Alemania, Francia, Rusia, Estados Unidos y el Vaticano.

En el avión que lo llevaba Armenia, Francisco también dio su opinión sobre el Brexit y exhortó a la "responsabilidad" de Europa para garantizar "la convivencia", después que la "voluntad" del pueblo británico optará por salir de la Unión Europea en este histórico referéndum.

afp_tickers

 AFP internacional