AFP internacional

Escaños vacíos pertenecientes al opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP) tras el abandono de los diputados en protesta contra el portavoz de la cámara, Ismail Kahraman, en Ankara el 20 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El Parlamento turco aprobó este viernes una polémica reforma constitucional para retirar la inmunidad a diputados que estén bajo investigación judicial, una medida que el principal partido prokurdo ve como una maniobra para desaforar a sus representantes.

En una votación secreta, el texto obtuvo 376 votos favorables de los 550 diputados, anunció el presidente del Parlamento, Ismail Kahraman, es decir más de los dos tercios (367) requeridos para una adopción directa. Esto allana el camino para despojar de su inmunidad a 138 diputados, incluidos 50 del Partido Democrático de los Pueblos (HDP, prokurdo).

Para que el texto entre en vigor, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tiene que dar su aval.

El HDP, principal partido prokurdo, es considerado por el poder turco como la "vitrina política" del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), una organización terrorista para Ankara, EEUU y la UE.

De sus 59 diputados, 50 de ellos podrían ser procesados si son despojados de esta inmunidad. Por eso, para el HDP, esta reforma no es más que una táctica del gobierno para reducir su número de representantes.

Si la presencia del HDP en el Parlamento disminuye, el equilibrio de fuerzas se decantaría a favor del partido en el poder, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamo-conservador).

Antes del anuncio de los resultados definitivos, Alemania expresó este viernes su preocupación respecto a la "polarización del debate político interior" y anunció que la canciller alemana, Angela Merkel, tenía la intención de hablar del estado de la democracia con su homólogo turco en un encuentro previsto el lunes en Estambul, al margen de una cumbre humanitaria de la ONU que se celebrará en la capital turca.

"Es importante para la estabilidad interna de cualquier democracia que los grupos pertinentes de la sociedad estén representados en el Parlamento", declaró Steffen Seibert, portavoz de Merkel.

- 'Voto histórico' -

Poco antes del anuncio del resultado, el presidente Erdogan habló de un "voto histórico". "Mi pueblo no quiere tener en el Parlamento diputados que cometieron crímenes", dijo en un discurso televisado desde Rize (noreste), "especialmente los que apoyan a la organización terrorista trabajadora", en referencia al PKK.

Este proyecto de revisión constitucional se lleva a cabo en medio de un recrudecimiento de los enfrentamientos entre el PKK y las fuerzas de seguridad en el sureste del país, de mayoría kurda.

Muchos diputados del HDP son acusados por los dirigentes turcos de apoyar a los rebeldes kurdos, lo que ellos niegan.

Los dos líderes de la formación prokurda, Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag, figuran entre los diputados que pueden ser procesados.

A la vista del resultado de la votación, el AKP parece haber apoyado en bloque la reforma, lo que da una imagen de unidad para el partido, dos semanas después de la renuncia del primer ministro, Ahmet Davutoglu, por divergencias con Erdogan.

Las tensiones han marcado la aprobación de este texto. Durante su examen en la comisión parlamentaria se produjeron altercados entre los diputados del AKP y del HDP. Este viernes por la mañana, representantes del principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata), abandonaron el hemiciclo como protesta.

Selahattin Demirtas, sobre el cual pesan 75 procesos judiciales, denunció el martes la reforma, afirmando que si era encarcelado, "sería mucho más influyente".

En 1994, una diputada kurda, Leyla Zana, fue detenida junto a otros tres diputados tras ser retirada su inmunidad parlamentaria. Al año siguiente, recibió el premio Sajarov del Parlamento Europeo. Estos cuatro diputados estuvieron 10 años en la cárcel.

afp_tickers

 AFP internacional