AFP internacional

Gasolinera en la ciudad de Oklahoma, el 12 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Los precios del petróleo caían la mañana del lunes en los mercados de Asia, al día siguiente del fracaso de los grandes países productores, reunidos en Catar, que no lograron un acuerdo para congelar la producción para sostener los precios, sobre fondo de tensiones entre Riad y Teherán.

El petróleo se ha desmoronado desde junio de 2014 -cuando el barril se negociaba a 100 dólares- debido a una oferta excedentaria que no consiguen absorber economías en plena ralentización como la china.

Después de tocar en febrero su suelo más bajo en 13 años, los precios habían vuelto a subir. Los inversores anticipaban una decisión el domingo en Doha, donde estaban reunidos 18 miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para congelar la producción.

Pero tras seis horas de negociaciones, el ministro catarí de Energía, Mohammed ben Saleh al Sada, anunció que los países concernidos necesitaban "más tiempo" y echó tierra el optimismo de los actores del sector. Y más al no haberse fijado fecha para una nueva reunión, según el ministro.

Las divergencias entre Irán, que a última hora anunció su ausencia de la reunión, y Arabia Saudí impidieron el éxito de las negociaciones.

A las 03H00 GMT, el precio del barril de "light sweet crude" (WTI) para entrega en mayo perdía 2,02 dólares (-5%) respecto al cierre del viernes (38,16 dólares).

El barril de Brent, referencia europea del crudo, para suministro en junio bajaba 1,97 dólares (-4,55%) a 41,13 dólares.

- Las cuotas de mercado saudíes-

"Las expectativas de acuerdo en Doha eran altas", recordó Bernard Aw, analista de IG Markets para explicar este bajón.

"Asia va a tener un mal arranque esta semana. Las materias primas van a retroceder y esto va a repercutir en los mercados de acciones, sobre todo en el sector energético", añadió.

La Bolsa de Tokio abrió en rojo (-3,10%) la mañana del lunes, también Hong Kong (-1,21%).

"Las discusiones del fin de semana demuestran que el Gobierno saudí, como el vicepríncipe heredero de Arabia Saudí lo dijo claramente, no quieren perder cuotas de mercado", declaró a la agencia Bloomberg News el analista de Citigroup Ed Morse.

"Teme que el mercado mundial permanezca a la baja mucho tiempo. Y en este tipo de mercado, si pierdes tus partes de mercado es muy difícil recuperarlas", añadió.

En una entrevista publicada el sábado por la agencia Bloomberg, el vicepríncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed ben Salmane, había reiterado que su país no congelaría su producción de crudo a menos que Irán también lo hiciese.

Pero Teherán quiere aprovechar la anulación parcial de las sanciones internacionales tras la entrada de vigor del acuerdo nuclear a mediados de enero para aumentar su producción y recuperar sus cuotas de mercado.

Preguntado sobre una posible reacción negativa de los mercados el lunes, Mohammed ben Saleh al Sada respondió que "varios factores influyen en los precios" y los fundamentos del mercado son "positivos".

Cuando se le preguntó si Irán había estado en el centro de las discusiones, el ministro catarí respondió: "Ciertamente, una congelación será más eficaz si están incluidos grandes productores como Irán".

Pero al anunciar el boicoteo de la reunión, el ministro iraní para el Petróleo, Bijan Namdar Zanganeh, avisó el domingo de que Teherán ne renunciaría "de ningún modo a su cuota histórica de producción".

Un acuerdo, negociado en febrero por Arabia, Rusia, Catar y Venezuela, buscaba congelar la producción de crudo en niveles de enero con el fin de frenar la sobreabundancia de la oferta, hasta que la demanda se reactivara el tercer trimestre de 2016.

Los miembros de la OPEP juntos han bombeado 32,25 millones de barriles diarios (mbd) en marzo -casi un tercio Arabia Saudi-, contra una media de 31,85 mbd en 2015.

afp_tickers

 AFP internacional