AFP internacional

El secretario general de la Mesa de Unidad Democrática, Jesús Torrealba, habla con la prensa el 7 de junio de 2016 en Caracas

(afp_tickers)

Las autoridades electorales de Venezuela definirán este miércoles el proceso de validación de firmas que activará el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, primer paso que da la oposición en una difícil y acelerada carrera por lograr que la consulta se realice este año.

La oposición informó de que el poder electoral definirá el dispositivo y la fecha para ratificar las firmas, después de que el martes le anunciara que tiene 1,3 millones "válidas", de las 1,8 millones que entregó el 2 de mayo para abrir el proceso, aunque sólo se requerían unas 200.000 (el 1% del padrón electoral).

El Consejo Nacional Electoral (CNE) podría fijar la confirmación de firmas -que debe hacerse en cinco días con máquinas que cotejan la huella dactilar-, del 16 al 20 de junio, según versión extraoficial que maneja la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

"Esta no es una carrera de 100 metros planos. Si el CNE no publica el lapso de validación este miércoles, volveremos a movilizarnos", sentenció el excandidato presidencial Henrique Capriles, quien el martes encabezó una marcha, disuelta con gases lacrimógenos por la policía.

La MUD acusa al CNE de ser aliado del gobierno y demorar todo para evitar que el referendo se haga antes de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del mandato presidencial-, pues si se hace este año y Maduro lo pierde se llamará a elecciones. Si es el año próximo sería sustituido por el vicepresidente, nombrado por el gobernante.

El secretario ejecutivo de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrelba, aseguró que "es perfectamente posible, desde el punto de vista técnico", que el referendo revocatorio se realice "a más tardar en octubre".

En su programa televisivo de los martes por la noche, Maduro señaló que "más del 30% del paquete (de firmas) que entregaron es ilegal y defectuoso", por lo que el llamado a revocatorio "está invalidado".

No osbtante, dijo, si la oposición lograra su objetivo de sacarlo del poder les advirtió: "Más temprano que tarde, vendremos por ustedes y la revolución se hará, de otra forma, pero se hará".

- "Los arrepentidos" -

Varias encuestas revelan que seis o siete de cada diez venezolanos apoya un referendo y un cambio de gobierno. La tensión social creció en los últimos meses al agravarse la escasez de alimentos y medicinas, y el alza del costo de vida, pues la inflación es la más alta el mundo, de 180% en 2015.

Pero aún falta mucho camino por recorrer para la oposición. "La clave de este proceso es lograr tener 1% de los electores en cada Estado, no importa el total nacional de firmas", recordó Eugenio Martínez, experto en temas electorales, al referirse al mínimo de rúbricas que deben ser ratificadas para activar el referendo.

Torrealba aseguró que las autoridades electorales usaron un proceso de verificación "irregular" para "rebanar" unas 600.000 rúbricas y advirtió que ahora "van a instaurar uno paralelo de exclusión de firmas" en la fase de ratificación.

"La idea es que las personas tengan la oportunidad de decir: 'yo firmé, pero me arrepentí'. Eso, por supuesto, es un pretexto para abrir una cacería de brujas inmensa en los ministerios y en las oficinas de la administración pública", aseguró Torrealba.

Una vez que pase el proceso de ratificación de las primeras firmas, la oposición deberá recolectar otras cuatro millones de rúbricas (20% del registro electoral) para que finalmente se convoque al referendo.

- El referendo no va a la mesa -

En medio de la polarización, el gobierno y la oposición empezaron acercamientos bajo mediación de una comisión encabezada por el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, que trata, a instancias de Unasur, sentarlos a la mesa de conversaciones cara a cara.

La oposición se ha mostrado dividida ante el diálogo, tras varias declaraciones cruzadas entre quienes condicionan el diálogo al referendo, como Capriles, y otros que aseguran que hay que negociar y prefieren no condicionarlo.

"La opción del referendo con posibilidad revocatoria no ha estado ni va a estar en ninguna mesa de diálogo", respondió el mandatario la noche del martes.

Proclamando estar "más unidos que nunca", la MUD pospuso el lunes una reunión en República Dominicana con los mediadores en espera de la reunión con el CNE este martes, tras lo que Unasur la llamó a reincorporarse a las pláticas preliminares.

afp_tickers

 AFP internacional