AFP internacional

Un homenaje floral a la asesinada diputada laborista Jo Cox improvisado el 17 de junio de 2016 en la plaza del Parlamento, en el centro de Londres

(afp_tickers)

El sospechoso del asesinato de la diputada laborista británica Jo Cox fue descrito por sus vecinos como un tipo solitario que les ayudaba en sus jardines, pero tenía presuntamente relación con supremacistas blancos y problemas mentales.

La policía confirmó que un hombre de 52 años fue detenido por el ataque del jueves en el pueblo de Birstall, en el condado de Yorkshire (norte). Fue identificado por la prensa británica como Thomas Mair, que había vivido en una vivienda social de las inmediaciones los últimos 40 años.

"No es más que un tipo tranquilo muy reservado", explicó su vecina Kathleen Cooke, de 62 años, citada en varios medios. Otro vecino, David Pickles, de 62 años, afirmó que es "un poco solitario, pero no podría decir que desagradable", y agregó que era "un hombre de pocas palabras".

La descripción está en agudo contraste con la naturaleza frenética del ataque a Cox, que, según testigos, recibió tres disparos antes de ser apuñalada cuando yacía malherida en el pavimento. El atacante, también según testigos, gritó "Britain First?" (¡Gran Bretaña, primero!), un lema de la ultraderecha y también el nombre de un partido de esta ideología, que se desvinculó y condenó el asesinato.

El hermano de Mair, Scott, de 50 años, dijo al diario The Sun que estaba "luchando para creer lo sucedido". "Mi hermano no es un hombre violento y no es tan político. Ni siquiera sabemos a favor de quién vota. Estoy visiblemente afectado por esta noticia", dijo.

Scott confirmó que su hermano tenía problemas mentales, de los que él mismo habló en una entrevista con un periódico local en 2010. Pero también han surgido indicios de los vínculos de Mair con movimientos racistas blancos de Estados Unidos y Sudáfrica.

El Southern Poverty Law Centre, un grupo de defensa de los derechos civiles de Estados Unidos, dijo que había encontrado información que apuntaba a que Mair era "un devoto seguidor de la Alianza Nacional (AN), que fue una vez la primera organización neonazi de Estados Unidos".

La misma fuente reveló que se había gastado más de 620 dólares (550 euros) en material de lectura de AN, que aboga por la creación de un territorio totalmente blanco y la expulsión de los judíos.

El periódico Daily Telegraph también informó de que Mair era abonado a "S.A. Patriot", una revista sudafricana publicada por el grupo pro-apartheid White Rhino Club. Un blog de 2006 de esta publicación sugería que Mair fue uno de sus primeros suscriptores.

- 'Socialmente aislado' -

El hermanastro de Mair, Duane St Louis, de 41 años, mostró su incredulidad ante las sugerencias de sus tendencias de extrema derecha.

"Nunca ha expresado ninguna opinión sobre Gran Bretaña, la política o tendencias racistas. Soy mestizo y soy su hermanastro, nos llevábamos bien", dijo.

En 2010, Mair habló al diario local Huddersfield Examiner de sus problemas de salud mental. Según el artículo, se presentó como voluntario para colaborar en el mantenimiento del parque de Oakwell Hall, tras recibir atención psicológica en un centro sanitario.

"Puedo decir sinceramente que (el trabajo en el parque) me ha hecho más bien que toda la psicoterapia y la medicación del mundo", dijo Mair.

"Muchas personas que sufren de enfermedades mentales están socialmente aisladas y desconectadas de la sociedad, los sentimientos de inutilidad también son comunes, causados principalmente por el desempleo a largo plazo", añadió.

Los vecinos dijeron que Mair nunca tuvo un trabajo a tiempo completo, y vivía en la vivienda social, una casa, que había compartido con su abuela hasta que murió hace unos 20 años.

"Ha vivido allí más tiempo que yo, y vivo aquí desde 1975. Todavía no lo puedo creer. Es el último tipo que hubiera pensado" que podía cometer el asesinato, dijo David Pickles a la agencia Press Association.

El hermano de Mair, Scott ofreció su pésame a la familia de Cox, mientras la madre del sospechoso, María Mair, de 69 años, también trataba de entender lo sucedido. "No lo entiendo, simplemente no lo entiendo", manifestó, según el diario Daily Mail.

afp_tickers

 AFP internacional