AFP internacional

Una calle cortada por chóferes de bus y minibus durante una protesta en La Paz, el 20 de enero de 2014

(afp_tickers)

El transporte privado de Bolivia decidió suspender sus protestas contra los impuestos, tras cortar por cuarto días rutas en seis de los nueve departamentos del país, tras alcanzar este jueves un acuerdo con el gobierno.

El gremio del transporte de carga "levantará sus medidas de presión a nivel nacional para retomar el diálogo de manera inmediata", según un comunicado firmado por los dirigentes de los chóferes y el ministro de Economía, Luis Arce, y la viceministra de Tributación, Susana Ríos.

Los transportistas exigen, principalmente, el reconocimiento como crédito fiscal de las facturas ajenas al rubro y la realización de reformas al código tributario para facilitar sus actividades, tras quejarse de que sufren sanciones económicas exageradas.

Los gremios de chóferes bloquearon desde el lunes los caminos interdepartamentales y otros que se conectan con Brasil, Argentina y Chile, colocando sus camiones de alto tonelaje sobre las vías, mientras el gobierno demandó retomar mesas de negociaciones.

El dirigente de los conductores, Oscar Reynolds, afirmó que en 15 días volverán a evaluar el avance de las negociaciones con el gobierno y no descartó retomar las protestas, si el diálogo se vuelve infructuoso.

"Hemos decretado un cuarto intermedio (pausa) para poder seguir trabajando. Abrigamos las esperanzas de que en 15 días se agoten todas las instancias y tengamos un final feliz", aseveró Reynolds al diario El Deber en Internet.

El corte de rutas comenzó a afectar el suministro de alimentos de primera necesidad a varias ciudades, principalmente las de Tarija (sur) y Sucre (sureste). La Policía se mantuvo todos los días en situación de apronte, aunque no realizó intervenciones de fuerza.

afp_tickers

 AFP internacional