AFP internacional

Varias personas piden "protección para los lanzadores de alertas" el 26 de abril de 2016 en Luxemburgo, mostrando su apoyo a Antoine Deltour durante el juicio por el escándalo 'LuxLeaks'

(afp_tickers)

Pocas semanas después de las revelaciones de los papeles de Panamá, comenzó este martes en Luxemburgo el juicio de tres hombres acusados de haber filtrado los documentos que desvelaron los acuerdos entre cientos de multinacionales y el Gobierno de este país para evadir impuestos, el llamado caso 'LuxLeaks'.

Tres franceses, entre ellos un periodista, comparecieron este martes por la mañana en el tribunal correccional de Luxemburgo acusados de haber filtrado unas 30.000 páginas de documentos fiscales de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) que expusieron en la arena pública las prácticas fiscales utilizadas por las multinacionales para evadir impuestos.

Antoine Deltour, de 31, exempleado de PwC, es acusado de haber organizado la fuga al entregar una serie de documentos al periodista francés Edouard Perrin que reveló el escándalo en mayo de 2012 en el programa galo 'Cash investigation', difundido por el canal público France 2.

El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, expresó en una declaración en el Parlamento la "solidaridad" de Francia con Antoine Deltour, destacando que "gracias a él, pudimos poner fin a esta opacidad que impedía a los países europeos conocer la situación fiscal exacta de algunas grandes empresas en Luxemburgo". "Pedí esta mañana a nuestro embajador de Francia en Luxemburgo y al consulado general que lo ayudara si es necesario", dijo el ministro en este inusual posicionamiento de un Estado en relación a un proceso que se lleva a cabo en otro Estado soberano.

- Vítores para Deltour -

Al llegar al tribunal, Deltour, fue vitoreado por unos cincuenta manifestantes. "Es un ciudadano al que hay que apoyar en su valentía, en su desinterés", dijo a la AFP su tío, Pierre Deltour.

Durante esta primera jornada de juicio, Deltour no habló, pero lo vio más bien distentido, sonriente frente a los fotógrafos.

Edouard Perrin, de 45 años, fue acusado en abril de 2015 de complicidad de robo, violación del secreto profesional, violación del secreto comercial y lavado. Se le acusa asimismo de haber manipulado a otro empleado de PwC, Raphael Halet, para organizar una segunda filtración de documentos. Halet, de 40 años, es el tercer acusado. Como a Deltour, se le acusa de robo, divulgación de secreto comercial, violación del secreto profesional y lavado.

La consultora PwC se constituyó como parte civil al presentar una querella en junio de 2012, después de la difusión de la investigación por la televisión francesa. Los documentos utilizados por la televisión francesa fueron luego publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) en noviembre de 2014, durante los primeros días en función del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, exprimer ministro de Luxemburgo durante casi 20 años (1995-2013).

Bajo su Gobierno, el Gran Ducado firmó numerosos acuerdos fiscales con las multinacionales, conocidos como "tax ruling" o decisiones fiscales anticipadas. Se trata de un mecanismo, legal pero sujeto a polémica, que consiste en acuerdos entre la administración fiscal de un país y empresas multinacionales que permiten a las compañías reducir la imposición a los ingresos si declaran sus beneficios en esa jurisdicción.

Las revelaciones expusieron a la luz las prácticas de empresas como Apple, IKEA, Pepsi, Fiat o Starbucks. En total, se trató de 548 acuerdos fiscales negociados en nombre de 350 empresas por PwC con la administración fiscal de Luxemburgo.

La pena puede ir de cinco a diez años de prisión. El juicio durará hasta el 4 de mayo.

El juicio comenzó con el testimonio de la auditora interna de PwC, Anita Bouvy, que contó cómo Antoine Deltour pudo tener acceso a miles de páginas de documentos confidenciales. Bouvy investigó durante varios meses para saber quién tuvo acceso a los documentos publicados por la prensa.

En el expediente personal de Deltour, creado cuando dejó en 2010 PwC, el acusado menciona, según Bouvy, una "frustración" ya que tenía una gran carga de trabajo. Criticaba asimismo el funcionamiento de PwC, añadió la auditora.

Al salir de la audiencia, el abogado de Deltour, William Bourdon, estimó que "la primera jornada transcurrió bien. Progresivamente, el rompecabezas, el gran debate, se escribe delante de nosotros".

La audiencia continuará el miércoles por la tarde con la declaración del policía que condujo la investigación.

afp_tickers

 AFP internacional