AFP internacional

Un hombre mira en su ordenador una fotografía del rey marroquí, Mohamed VI, el 8 de septiembre de 2016 en Rabat

(afp_tickers)

Se trata de imágenes poco convencionales, a años luz del tradicional decoro de la monarquía marroquí: las últimas fotos del rey Mohamed VI en Francia, posando en selfis junto a admiradores anónimos, han triunfado por internet en Marruecos.

Sonriente y relajado, el soberano aparece con boina y en camisa vaquera o con una llamativa camiseta psicodélica de colores, ofreciendo una imagen de rey moderno y accesible, una estrategia comunicativa visiblemente bien diseñada.

De incógnito en pleno París, el rey accede a detenerse a charlar con los compatriotas que se lo encuentran en los Campos Elíseos y adopta una pose relajada con ellos en las fotos.

Ni un guardaespaldas a la vista ni el menor signo de un dispositivo de seguridad en las fotos de aspecto banal, como una instantánea entre amigos.

"Estábamos de compras en familia en los Campos Elíseos cuando vi al rey en un 4X4", explica 'Momo' en las redes sociales. "Grité emocionado 'Sidna' (majestad). Tuvo la amabilidad de pararse, venir a saludarnos y tomar a la pequeña Serene en brazos para una foto".

La instantánea, tomada el 1 de septiembre y compartida el mismo día con el testimonio de 'Momo' ha recibido más de 19.000 'me gusta' en una semana.

"Raramente un jefe de Estado ha sido tan 'compartido' en las redes sociales como Mohamed VI, cuya propensión a posar de buena gana ante los objetivos improvisados parece no tener límite", subraya el semanal Jeune Afrique en un artículo titulado 'Mohamed VI, rey de los selfis'.

- 'Coordinación' -

El fenómeno no es nuevo: en su país, y sobre todo en el extranjero, el soberano está acostumbrado a este tipo de fotos, lo que contrasta con su gran distanciamiento con los medios clásicos.

Este hecho complace manifiestamente a los marroquíes, que solo tienen alabanzas para su rey, a excepción de contadas críticas sobre el precio de su ropa de marca.

El método desentona también por el contexto actual: en plena psicosis por el terrorismo yihadista, con un rey que defiende un islam moderado, y mientras numerosos jefes de Estado han dejado de aparecer en público si no es detrás de imponentes cordones de seguridad.

Al igual que la de 'Momo', prácticamente la totalidad de estas fotos, tomadas durante viajes privados del soberano, son difundidas en una cuenta de Facebook llamada 'Rey de Marruecos: Mohammed 6'.

Esta cuenta, que tiene 3,5 millones de abonados, es administrada por un tal Sufiane el Bahri, un playboy de 25 años de pelo engominado y sonrisa encantadora.

Conocido en el pequeño mundo de la jet-set marroquí, Sufiane el Bahri es reputado por su discreción con los medios extranjeros. Contactado por AFP por Facebook, El Bahri, que también lleva la cuenta de otros miembros de la familia real y la suya propia, repleta de sus propios selfis, no respondió.

Muchas personas en Marruecos se preguntan cómo lo hace para conseguir tan rápido y en primicia todas las instantáneas con el testimonio entusiasta de sus protagonistas. Y sobre todo, qué dice sobre ello el entorno real, generalmente muy puntilloso sobre todo lo que toca la vida privada del monarca.

El Bahri ha explicado a la BBC que siente una "admiración loca" por el monarca pero que no lo ha visto nunca, aunque reconoce trabajar en coordinación con su gabinete.

El historiador francés Pierre Vermere cree que las fotos proceden de "una política de comunicación bien pensada". "Hay una voluntad evidente de mostrar la cercanía del rey con su pueblo", explica a AFP.

"Todos los marroquíes tienen en mente el recuerdo de Hassan II", el padre de Mohamed VI, a quien sucedió en 1999. "Ese tipo de fotos serían impensables con él: Hassan II suscitaba miedo y tenía miedo de su propio pueblo".

afp_tickers

 AFP internacional