AFP internacional

Foto tomada en París el 9 de junio de 2016

(afp_tickers)

Basura en las calles, trenes detenidos por manifestantes, protestas violentas, inundaciones... imágenes que pueden perjudicar la imagen y la atracción de Francia, incluso con una Eurocopa de fútbol exitosa.

"Es catastrófico. Los medios internacionales de prensa muestran a París encendida y a Francia en conflicto social permanente. ¡Y los extranjeros que ven basura acumulada frente al Café de Flore se imaginan que todo el país se encuentra en ese estado!", se lamenta este jueves en unas declaraciones a la AFP Jean-Pierre Mas, presidente del organismo que reúne a las agencias de viaje.

Según Mas, "la estación estival ya está enrarecida, pues estamos exactamente en el periodo en que la gente reserva sus vacaciones de verano y no dudarán en ir a otra parte".

"Aplazamos a septiembre la esperanza de que la frecuentación vuelva a aumentar", dice Frédéric Valletoux, presidente del Comité de turismo de la región parisina.

En el famoso café Les Deux Magots, en Saint Germain des Prés, a dos pasos del Flore, el director, Serge Bonnin, admite que "no se está dando la misma afluencia en este mes de junio como la que ha sido habitual en otros años".

A unos metros de ahí, José Fernando Ogura y Fernanda Andreazza, turistas brasileños que ya pasaron por Londres, Lille (norte), Rennes (oeste) y el Monte Saint Michel, consideran que "la situación en París no es tan catastrófica... ¡Es mucho peor en Brasil!"

"No nos sentimos para nada inseguros, pero la ciudad está muy sucia si se la compara con Londres", afirman.

Para Christoph Kujawa, que vino de San Francisco con su mujer y sus hijos, "es por el contrario el momento más seguro para venir a París, pues la seguridad está al nivel máximo".

"Globalmente, los turistas son muy pacientes y comprensivos, pero hay una decepción, pues cuando estamos de vacaciones, no queremos estar confrontados a líos", dice Denis Juillière, guía de viajes organizados.

Sin contar para su profesión con "las dificultades que tiene que resolver a diario: encontrar gasolina para los autobuses, buscar actividades alternativas cuando los barcos del Sena están parados y los museos cerrados".

Además del turismo de ocio, los profesionales consideran que el turismo de negocios se está viendo afectado por un contexto desfavorable y que el atractivo económico de Francia podría también verse perjudicado.

- Todas las esperanzas en la Eurocopa -

La Medef, principal organización patronal, deplora "la imagen caricaturesca que se trasmite a nivel internacional de un país que siempre está en huelga. Se nos pregunta siempre '¿Por qué su país está bloqueado?' Eso puede mejorarse, pero hay que ser coherente y constante durante meses".

De lado de Business France, agencia encargada de promover Francia en el extranjero, su directora general, Muriel Pénicaud, considera que para los "inversores que no han invertido todavía en Francia, es más un freno psicológico. Hay que multiplicar la pedagogía para explicar, descodificar, poner en perspectiva".

Si no puede reparar los daños, la Eurocopa de fútbol (10 junio-10 julio) sí que podría ser la ocasión para atenuar los impactos negativos.

"La Eurocopa puede generar una nueva dinámica, pues los partidos y lo que sucede alrededor de ellos darán seguridad y una buena imagen de Francia y será posible volver a comunicar sobre lo positivo", considera Christian Mantéi, de Atout France, organismo de promoción del turismo en Francia.

En el caso de una Eurocopa exitosa, "la imagen del país se verá un poco corregida. Pero ¿se puede imaginar lo que provocaría el hecho de que los equipos de fútbol no puedan trasladarse a causa de una huelga?", dice con preocupación Jean-Pierre Mas.

Si Francia fue en 2015 el primer destino turístico mundial, con 84,7 millones de extranjeros recibidos, "el daño a largo plazo puede ser importante, pues competimos con otros países" para atraer a los turistas, indica Marc Lhermitte, del gabinete EY.

afp_tickers

 AFP internacional