AFP internacional

Benigno Aquino habla con un soldado herido en enfrentamientos contra Abu Sayyaf, el pasado 13 de abril durante una visita al hospital militar de Zamboanga, sur de Filipinas, en una imagen divulgada este 27 de abril por el Malacanang Photo Bureau (MPB)

(afp_tickers)

El presidente filipino, Benigno Aquino, se comprometió este miércoles a lanzar un asalto militar para "neutralizar" a los islamistas del grupo Abu Sayyaf que decapitaron a un rehén canadiense y retienen cautivos a una veintena de extranjeros.

"Habrá víctimas. Pero lo que es de una importancia capital es neutralizar a los activistas criminales de ASG", dijo Aquino en un comunicado, refiriéndose al acrónimo que se suele utilizar para designar al grupo Abu Sayyaf.

La cabeza del rehén canadiense John Ridsel, secuestrado hace unos siete meses cerca de Davao, principal ciudad de la isla de Mindanao (sur), fue abandonada el lunes en la isla de Jolo, uno de los feudos de Abu Sayyaf en el sur del archipiélago.

"Este asesinato busca aterrorizar a nuestra población. Abu Sayyaf cree que puede darnos miedo. En lugar de eso, nos ha estimulado todavía más para que aseguremos que se haga justicia", lanzó el presidente filipino.

El grupo, cuyos dirigentes juraron fidelidad al grupo yihadista Estado Islámico (EI), mantiene retenidos a más de veinte extranjeros.

Entre estos habría un canadiense y un noruego secuestrados al mismo tiempo que John Ridsel, a un ornitólogo holandés raptado 2012 y a 18 marineros indonesios y malasios capturados recientemente.

Abu Sayyaf es un grupo de militantes islamistas, surgidos de un levantamiento de separatistas musulmanes de Filipinas, que ha dejado más de 100.000 muertos desde los años 1970 en un país de mayoría católica.

El grupo solo contaría con unos centenares de combatientes pero ha sobrevivido a varias ofensivas militares apoyadas por EEUU.

afp_tickers

 AFP internacional