AFP internacional

Rebeldes del Nuevo Ejército del Pueblo forman durante un acto por el 41 aniversario de la fundación del Partido Comunista de Filipinas, el 26 de diciembre del año 2009 en un lugar sin precisar de la isla sureña de Mindanao

(afp_tickers)

El Gobierno de Filipinas y los rebeldes comunistas firmaron un acuerdo para prolongar indefinidamente la tregua decretada para las conversaciones de paz que deben poner fin a un conflicto que dura casi medio siglo, anunció Noruega este viernes.

"Es un acontecimiento histórico y sin precedente [...] [pero] aún queda mucho trabajo por hacer", declaró Jesús Dureza, consejero para la paz del presidente filipino, Rodrigo Duterte, durante la ceremonia en la que se firmó el acuerdo, en Noruega, país que participó como mediador.

Anteriormente, la diplomacia noruega había anunciado en un comunicado que "representantes del Gobierno filipino y del movimiento comunista Frente Democrático Nacional" iban a firmar "una declaración conjunta en la que ambas partes se comprometen a treguas unilaterales sin límite de tiempo".

El Gobierno y los comunistas habían retomado el lunes en Oslo las negociaciones para atajar una de las insurrecciones de Asia más antiguas. Antes de reanudar las negociaciones, ambas partes habían decidido treguas unilaterales, aunque la de los comunistas debía expirar el sábado.

En un clima facilitado por la elección, en mayo, del presidente Rodrigo Duterte, que hizo de la reanudación del diálogo con los comunistas una prioridad, el gobierno filipino y los rebeldes comunistas se fijaron el objetivo de alcanzar un acuerdo de paz en el plazo de un año, según Manila.

Fundado en diciembre de 1968, el Partido Comunista de Filipinas -controlado por el NDF- lanzó tres meses más tarde una rebelión en la que al menos 30.000 personas fueron abatidas, según estimaciones oficiales.

El Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), su brazo armado, estaría formado en la actualidad por unos 4.000 miembros frente a los 26.000 de los años 1980, aunque cuenta con el apoyo de las poblaciones más pobres de las zonas rurales.

afp_tickers

 AFP internacional