Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato a la presidencia de Francia por Los Republicanos, François Fillon, pronuncia un discurso durante un mitin en Compiegne el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

François Fillon, el candidato de la derecha francesa a las elecciones presidenciales, afirmó este sábado que continuará en campaña incluso en caso de ser inculpado por los presuntos empleos ficticios de su esposa.

Fillon afirmó este sábado al diario Le Figaro que "cuanto más nos acercamos a la fecha de las elecciones presidenciales, más escandaloso sería privar a la derecha y al centro de un candidato". "Mi decisión es clara: soy candidato y continuaré hasta la victoria", añadió.

El exprimer ministro había prometido en un primer momento retirarse de la carrera presidencial si era inculpado formalmente en el marco de la investigación.

Sus abogados desde entonces contraatacaron intentando desacreditar a la fiscalía nacional financiera (PNF), que lanzó la investigación, calificando de "ilegal" el proceso.

La fiscalía indicó por su parte el jueves que continuaba las investigaciones.

Las condiciones de su campaña son "difíciles", reconoció este sábado el candidato y exprimer ministro, que en su campaña recorre Francia soportando a menudo los insultos de manifestantes.

Fillon reiteró que estas acusaciones responden a una "operación de desestabilización lanzada contra" él.

Aunque afirma no saber quién ha lanzado esa operación contra él, Fillon dice que beneficia "a una izquierda que está en una situación sin salida, con un presidente (el socialista François Holande) desacreditado, una mayoría (parlamentaria) dividida, un candidato ilusionista... El único obstáculo para su éxito soy yo".

Pese a sus manifestaciones de inocencia, el caso le ha valido a François Fillon, antiguo favorito, una caída en las encuestas.

En la primera vuelta, que se celebrará el 23 de abril, se coloca ahora claramente detrás de la candidata de extrema derecha Marine Le Pen -"más fuerte que nunca", según un sondeo del diario Le Monde- y el centrista Emmanuel Macron.

AFP