AFP internacional

Un camión de ACNUR de ayuda humanitaria dañado el 20 de septiembre de 2016 en la localidad siria de Orum al Kubra, a las afueras de Alepo

(afp_tickers)

Una desesperada ronda de negociaciones de alto nivel para tratar de revivir un cese del fuego en Siria fracasó este jueves en Nueva York, al tiempo que recrudecían los combates en barrios rebeldes de Alepo, donde los bombardeos provocaron numerosos incendios.

Un encuentro urgente del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, coordinada por los cancilleres de Estados Unidos y Rusia, terminó después de dos horas de discusiones sin un plan para restablecer la tregua que duró una semana y estalló en pedazos el lunes.

El secretario estadounidense de Estado, John Kerry, dijo al salir del encuentro que no fue posible revivir la tregua, y que la delegación de Rusia no había sido capaz de prometer que los aviones sirios permanezcan en tierra para interrumpir los bombardeos en áreas urbanas.

"La pregunta ya no es si hay alguna posibilidad real de avanzar, porque se tornó claro que no podemos continuar más en este camino", dijo Kerry al fin del encuentro, para añadir que era necesario "restablecer credibilidad al proceso, si es que eso es posible".

Para el jefe de la diplomacia estadounidense, es fundamental que "aquellos que tienen poderío aéreo en esa parte del conflicto simplemente dejen de usarlo". Esa propuesta ya había sido presentada por Kerry el miércoles durante una tensa reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

Kerry dijo a la prensa que tenía previsto mantener el viernes nuevas conversaciones con el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, para evaluar si había posibilidades de lograr algún tipo de progreso.

En cambio, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, no parecía demasiado optimista, y se limitó a comentar que se trató de una reunión "larga, dolorosa y decepcionante".

A su vez, el canciller francés, Jean-Marc Ayrault, salió de la reunión afirmando que la respuesta de Rusia a la cuestión del uso de la fuerza aérea era "insatisfactoria".

- Violencia sin fin -

En tanto, en Siria se registraba una nueva jornada de violencia, con intensos combates en los barrios de las afueras de Alepo, mientras en el centro las zonas rebeldes estaban en llamas por los bombardeos.

Un periodista de la AFP explicó que en su barrio de Bustane al Qasr bomberos voluntarios pasaron toda la noche luchando contra las llamas.

Según el Aleppo Media Center, un grupo antirrégimen, el fuego fue provocado por "bombas de fósforo". En un video difundido por el grupo, se ve una bola de fuego en el cielo en lo que parece ser Alepo.

"Horribles imágenes de edificios de viviendas en llamas tras los bombardeos del régimen/rusos con bombas de fósforo en Alepo", escribió en Twitter un periodista local, Hadi al-Abdallah.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) hubo al menos 14 ataques aéreos contra los barrios rebeldes de Bustane al Qasr y Al Kalasé.

Según Rami Abdel Rahman, director de esta organización no gubernamental, se trata de "los ataques más intensos desde hace meses" en estos barrios.

El OSDH también dijo que había combates en Al Ramusa, un barrio del suroeste de Alepo, donde los rebeldes intentaban frenar una ofensiva de las fuerzas gubernamentales.

Según esta organización, 13 personas, incluyendo tres niños, murieron hoy en los bombardeos de las zonas rebeldes.

También se produjeron enfrentamientos en las provincias del centro de Siria Hama y Homs y en las regiones rurales del este de Damasco (Guta Oriental), un bastión rebelde.

La violencia también estalló en Inkhel, en el sur del país, donde un atentado con coche bomba mató al menos a doce personas, incluyendo un "ministro" del gobierno de la oposición siria.

Entre las otras víctimas, había "opositores, rebeldes y responsables de la administración local", precisó a la AFP Chadi Al Jundi, portavoz de este gobierno, que gestiona temas corrientes en los territorios rebeldes.

- Nuevos convoyes de ayuda -

En un llamado sin precedente, la ONU solicitó el jueves al presidente sirio Bashar Al Asad que le permita distribuir los alimentos bloqueados en la frontera turcosiria, subrayando que algunos caducarán el próximo lunes.

"Por favor, presidente Asad, ponga de su parte para permitirnos llegar al este de Alepo y también a otras áreas asediadas", declaró ante la prensa en Ginebra Jan Egeland, jefe de la misión humanitaria de Naciones Unidas en Siria.

A pesar de la violencia, la ONU envió un convoy humanitario hacia una zona rebelde asediada en la periferia de Damasco, anunció el jueves un portavoz en Ginebra.

Según una fuente de seguridad, los camiones se dirigían hacia Mudamiyat Al Cham, al suroeste de la capital.

afp_tickers

 AFP internacional