AFP internacional

El expresidente de la Comisión Europea Jose Manuel Durao Barroso, durante una cumbre en Naciones Unidas, en Nueva York, el 23 de septiembre de 2014

(afp_tickers)

Francia pidió "solemnemente" este miércoles al expresidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso que renuncie a trabajar para el banco Goldman Sachs y solicitó a la Unión Europea que cambie las reglas para sus excomisarios.

"Barroso abre camino a los antieuropeos. Le pido solemnemente que renuncie a ese puesto", declaró el secretario de Estado de Relaciones Europeas, Harlem Désir, ante los diputados franceses.

Durao Barroso, expresidente de la Comisión Europea por dos periodos entre 2004 y 2014, fue contratado como consejero por el banco de negocios estadounidense Goldman Sachs, una decisión criticada en toda Europa.

Según Harlem Désir, es una decisión "especialmente escandalosa, teniendo en cuenta el papel que jugó este banco en la crisis financiera de 2008, pero también en la manipulación de las cuentas públicas de Grecia".

"Moralmente, políticamente, deontológicamente, hay una falta por parte del señor Barroso, es el peor servicio que un expresidente de una institución europea podría hacerle al proyecto europeo, en un momento de la historia en el que éste necesita todo lo contrario, es decir, ser apoyado, sostenido y reforzado", dijo Désir.

Barroso será el presidente no ejecutivo de Goldman Sachs International, la filial internacional del grupo estadounidense con sede en Londres, y también consejero de Goldman Sachs, informó el banco en un comunicado la semana pasada.

El que fue primer ministro de Portugal entre 2002 y 2004 presidió la Comisión cuando Europa y el mundo estaban sumidos en la crisis financiera de 2008.

Désir también le pidió a Bruselas que "cambie el código de conducta" para extender el plazo en que los comisarios europeos tienen prohibido ejercer funciones en empresas privadas.

afp_tickers

 AFP internacional