AFP internacional

Imagen publicada en la página de Facebook de las Fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional Libio el 10 de agosto de 2016 de una operación militar contra el grupo EI en Sirte, de quien afirman haber tomado la sede

(afp_tickers)

Las fuerzas progubernamentales libias tomaron el miércoles el cuartel general del grupo Estado Islámico (EI) de Sirte (este), estrechando un poco más el cerco sobre el principal bastión de los yihadistas en el país norafricano.

El portavoz del gobierno libio de Unidad Nacional (GNA), Reda Isa, indicó sin embargo a la AFP que aún no podía proclamarse la "liberación" definitiva de la ciudad, porque ciertos barrios permanecen en manos de la formación radical.

"El Centro de (conferencias de) Uagadugu está en nuestras manos", anunció el centro de prensa del GNA en un comunicado.

El GNA también se hizo con el control del hospital Ibn Sina, colindante con el cuartel general del EI, y del campus universitario situado en los alrededores, señaló el comunicado.

"Al manos 20 cadáveres de las bandas de Dáesh [acrónimo en árabe del EI] fueron hallados tras los combates de hoy" en la Universidad, añadió.

Los yihadistas aún controlan "los barrios residenciales 1, 2 y 3, así como un complejo de villas cerca del mar", precisó el portavoz Reda Isa.

- Cuenta regresiva -

El GNA anunció el domingo el inicio de la "cuenta atrás" para el asalto "final" contra los yihadistas atrincherados en Sirte, situada a 450 km al este de Trípoli, la capital del país.

Las fuerzas del GNA entraron el 9 de junio en la ciudad y lograron cercar a los combatientes del EI en el centro de la ciudad. Pero el avance se vio obstaculizado por francotiradores y por dispositivos de minas y la utilización de coches bomba.

La aviación de Estados Unidos, que ya participa en la ofensiva contra el EI en Siria e Irak, presta apoyo desde agosto a la ofensiva del GNA. Según el centro de mando estadounidense en África, hasta el martes ya había realizado 29 incursiones.

Fuentes estadounidenses citadas por el Washington Post aseguraron que comandos de las fuerzas especiales norteamericanas estaban prestando apoyo por primera vez, en cooperación con personal británico, al gobierno libio en Sirte.

El mes pasado, tres militares franceses murieron en un accidente de helicóptero en Libia cuando efectuaban una misión de inteligencia. La información confirmó igualmente la presencia soldados franceses en el país magrebí.

La prensa italiana asevera por su lado desde hace varios meses que Roma envió militares de sus fuerzas especiales, aunque el gobierno italiano lo desmiente formalmente.

El primer ministro del GNA, Fayez al Sarraj, aseguró sin embargo en una entrevista publicada este miércoles por el diario italiano Corriere della Sera, que su gobierno precisará tropas extranjeras.

"Sólo solicité la intervención con ataques aéreos estadounidenses que deben ser muy quirúrgicos y limitados en el tiempo y en las zonas geográficas", afirmó Sarraj.

"Nuestros hombres pueden actuar solos, una vez obtenida la cobertura estadounidense", agregó.

- ¿Un avión derribado? -

El centro de prensa de las fuerzas del GNA indicó por otro lado que la comandancia de operaciones había perdido contacto con un avión que el miércoles efectuaba una misión sobre Sirte.

La agencia Amaq, un órgano de propaganda yihadista, aseguró por su lado que el EI había derribado "un avión militar" y que el piloto había muerto.

El portavoz del GNA señaló sin embargo que pudo tratarse de un "accidente", aunque no pudo dar informaciones sobre sus causas ni sobre lo ocurrido con el piloto y el copiloto del aparato.

El GNA trata de asentar su autoridad en un país sumido en el caos desde la rebelión que en 2011 derrocó al régimen de Muamar Gadafi y busca reactivar la producción petrolera, vital para la economía del país.

El GNA anunció a inicios de agosto su intención de reiniciar las exportaciones de crudo, paralizadas desde hace varios meses tanto por los ataques yihadistas como por divergencias políticas.

Las autoridades del gobierno paralelo instalado en el este del país se oponen a esos proyectos.

Seis países occidentales --entre ellos Estados Unidos, Francia e Italia-- exigieron en una declaración conjunta transmitida el miércoles a la AFP que el control de todas las instalaciones petroleras en Libia pase a manos del GAN "sin reserva ni plazos".

afp_tickers

 AFP internacional