AFP internacional

Gary Johnson el 9 de mayo de 2016 en Washington

(afp_tickers)

Además de los muy probables candidatos Hillary Clinton y Donald Trump, los estadounidenses tendrán una tercera opción para elegir en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre: el del aspirante del Partido Libertario, que podría ser el exrepublicano Gary Johnson.

Para ello, le falta ganar la investidura de su partido el próximo 16 de mayo frente a otros 16 candidatos.

Exgobernador de Nuevo México, Johnson ya se había presentado bajo la misma bandera en 2012. En ese momento obtuvo apenas el 1% de los votos.

Este año el escenario es diferente: para superar su puntaje de hace cuatro años, Johnson tiene a favor el caos provocado por la victoria de Donald Trump en las primarias republicanas y los problemas de imagen de la demócrata Hillary Clinton.

"Soy el candidato todo en uno", explicó Johnson a la AFP en Washington este lunes. "Estoy a la izquierda de Hillary en cuestiones de sociedad y soy más conservador que Ted Cruz en cuestiones económicas. Represento lo mejor de los dos mundos", dijo.

En Estados Unidos, la corriente libertaria ("libertarian" en inglés) es pequeña pero persistente. Está a favor de la libertad individual y la reducción del rol del Estado federal en la economía. El exlegislador republicano Ron Paul fue una sus figuras más conocidas.

Pero apostar a este mensaje para las presidenciales en un sistema bipartidario resulta complicado. Para postularse a la Casa Blanca hay que inscribirse por separado en cada uno de los 50 estados. Y cada uno tiene procedimientos diferentes. Por eso históricamente son pocos los partidos que tienen los medios para presentar a un tercer candidato.

En 2012, Gary Johnson estaba incluido en las hojas de votación de 48 estados, pero este año el partido apunta a estar presente en los 50. El Partido Verde intenta lo mismo.

El problema más importante que enfrenta Johnson es que no aparece en los sondeos. Una encuesta de opinión realizada en marzo por la universidad Monmouth, que incluía la hipótesis de que las elecciones se disputaran entre Trump, Clinton y Johnson, le otorgó a este último el 11% de intenciones de voto, contra 42% para Hillary Clinton y 34% para Trump, con un(margen de error 3,4 puntos.

"El hecho de que mi nombre no aparezca en los sondeos muestra hasta qué punto el juego está trucado", dijo Johnson a la AFP.

El candidato presentó una queja contra la comisión que organiza los debates presidenciales porque había advertido que invitaría solo a aquellos que tengan más de 15% de las intenciones de voto. La última vez que un tercer candidato participó en los debates presidenciales fue en 1992 con el millonario e independiente Ross Perot.

- "A 180 grados de Donald Trump" -

A Gary Johnson le gustaría quedarse con los votos de los republicanos que manifestaron sus consternación por el ascenso de Trump. Personalidades conservadoras como Mitt Romney o Jeb Bush han jurado que en esta elección no votarían ni por Trump ni por Clinton. ¿Johnson los ha contactado para reunir a los conservadores anti-Trump?

"No, no iremos a tocar las puertas, pero esperamos que vengan a tocar la nuestra", respondió.

Este posible candidato tampoco cuenta con muchas donaciones. A fines de marzo, su cuenta de campaña tenía un saldo de tan solo 35.000 dólares, comparado con los 29 millones de Clinton. "Un paso de gigante sería aumentar a 50 millones de dólares... pero no es el caso por ahora".

Este respetado deportista escaló el Everest y las cimas más altas del planeta, así como muchas maratones la prueba de triatlón Ironman, asegura que va a perseverar para intentar captar la atención de los millones de electores que se declaran independientes.

"Los republicanos deberían querer menos Estado pero han hecho todo lo contrario. Sea cual sea el partido en el poder, nada cambia, pero la gente sabe que tenemos que reducir nuestros gastos", criticó.

Respecto a los demócratas, deplora su timidez sobre el tema migratorio y su responsabilidad en que las cárceles estén repletas de reclusos. Johnson quiere abrir las fronteras y legalizar el cannabis. Él mismo ha sido director general de una empresa de productos canábicos, Cannabis Sativa, hasta enero de este año.

En política exterior, está totalmente en contra de las intervenciones en otros países. "Si atacan a Estados Unidos, nosotros atacaremos", expresó. "Pero terminemos de ser imperialistas".

¿Aceptaría ser compañero de fórmula de Trump o Clinton?

"Estoy a 180 grados de Donald Trump, y Hillary Clinton no me elegiría jamás. Soy realista", concluyó Gary Johnson.

afp_tickers

 AFP internacional