AFP internacional

Una palestina pasa por delante de la Cúpula de la Roca, en Jerusalén, el 26 de junio de 2016

(afp_tickers)

Israel anunció este martes que interrumpía la visita de no musulmanes a la Explanada de las Mezquitas hasta el final del ramadán, la próxima semana, por los enfrentamientos entre musulmanes, que protestan por la entrada de visitantes, judíos y policías israelíes.

El portavoz de la policía israelí, Luba Samri, informó a AFP de que las visitas de los no musulmanes estaban interrumpidas hasta el fin del mes sagrado del ramadán, al día siguiente de las quejas de Jordania, que custodia los lugares santos en Jerusalén este, ocupado y anexionado por Israel.

Palestinos y dirigentes musulmanes informaban a partir del domingo que desde hace años la Waqf jordana, que custodia este lugar santo, y las autoridades israelíes acordaron interrumpir estas visitas durante los últimos diez días del ramadán, los más sagrados para los musulmanes.

Este año denunciaron Israel que rompió esta tradición y el domingo los fieles musulmanes protestaron contra la entrada de visitantes, entre ellos judíos, a la Explanada de las Mezquitas, lugar santo tanto para musulmanes como para judíos y al que llaman Monte del Templo.

El lugar, situado en la Ciudad Vieja de Jerusalén este, se encuentra en el epicentro del conflicto palestino-israelí y es el centro de las tensiones en cada fiesta judía o musulmana.

Este martes por la mañana, después de dos días de enfrentamientos, que dejaron varios heridos entre los fieles musulmanes, jóvenes palestinos se enfrentaron a pedradas a la policía israelí, que ha respondido tirando granadas de gas lacrimógeno y balas de goma, según varios vídeos publicados en internet.

Tras el anuncio del cese de las visitas, la calma volvió a la Explanada, constataron fotógrafos de AFP.

Los diputados árabes israelíes protestaron igualmente, acusando a Israel de querer modificar el 'statu quo' que mantiene al lugar en una frágil estabilidad, mientras que el diputado israelí de derecha Nava Boker acusó a la policía de "recompensar al terrorismo".

afp_tickers

 AFP internacional