AFP internacional

Vista de los daños provocados por un terremoto en Pescara del Tronto, un pueblo italiano cerca de Amatrice, el 26 de agosto de 2016

(afp_tickers)

Italia se preparaba el lunes por la noche para una nueva jornada de duelo nacional con ocasión de los funerales solemnes por las víctimas del terremoto que tuvo lugar la semana pasada, mientras se evalúa la viabilidad de las escuelas afectadas ante el inicio del curso escolar.

Al igual que ocurrió el sábado con los funerales de las víctimas de la ladera noreste de la montaña, el martes las banderas ondearán a media asta en toda la península. La ceremonia se celebrará a las 18H00 (16H00 GMT) en Amatrice, la localidad más afectada.

Previstos inicialmente en esa ciudad y posteriormente desplazados a la vecina Rieti, los funerales se celebrarán finalmente en Amatrice ante las protestas airadas de la población.

Al igual que el sábado, se espera que asistan las más altas autoridades italianas a la misa, que será oficiada por el obispo de Rieti, Monseñor Domenico Pompili.

Paralelamente, los expertos empezaron el lunes a evaluar la viabilidad de las escuelas en la zona golpeada por el sismo que dejó casi 300 muertos en el centro de Italia, mientras que el gobierno busca soluciones para realojar rápidamente a los afectados.

"Debemos dar inmediatamente a aquellos que han sobrevivido a esta tragedia una señal de esperanza y de vuelta a la normalidad" y la vuelta al colegio, a mitad de septiembre en Italia, debe ser "la primera señal", declaró la ministra de Educación, Stefania Giannini.

Las autoridades italianas consideran que una de las formas de motivar a las poblaciones locales para quedarse en las zonas siniestradas es, justamente, que sus hijos puedan seguir yendo al colegio con normalidad en la zona.

- 'Hacerlo rápido, pero bien' -

El gobierno baraja como opciones detectar rápidamente las escuelas que puedan ser rehabilitadas, desplazar a los alumnos de los centros destruidos o peligrosos a otros que quedaron intactos o construir escuelas prefabricadas.

El miércoles se celebrará una reunión en presencia de la ministra en Amatrice, la localidad más afectada con más de 230 muertos, para coordinar una vuelta a las aulas lo más normal posible.

Pero, para que los niños puedan ir al colegio, hace falta que sus familias puedan seguir viviendo cerca durante los trabajos de reconstrucción.

Al margen de un funeral celebrado el sábado en Ascoli Piceno (centro), el alcalde de la ciudad, Guido Castelli, reiteró el compromiso del jefe de gobierno, Matteo Renzi, de aportar respuestas concretas a los afectados

Actualmente, unos 2.900 afectados reciben asistencia de protección civil y de ellos, unos 2.500 se alojan en grandes tiendas de campaña, una solución provisional que no podrá prolongarse mucho tiempo, pues el frío llegará en breve a esta región montañosa.

"Es necesario hacerlo rápido, pero es aún más necesario hacerlo bien y, sobretodo, implicar a las poblaciones afectadas", escribió Matteo Renzi el lunes en su página de Facebook.

El domingo, Renzi se reunió durante cuatro horas con el célebre arquitecto italiano Renzo Piano, de 78 años, premio Pritzker de arquitectura en 1998 y autor, junto con su equipo, de más de 120 proyectos en varios continentes, para pedirle asesoramiento sobre las obras de reconstrucción tras el terremoto.

- 'Donaciones'-

Según la prensa local, el gobierno pretende que todos los afectados hayan abandonado las tiendas provisionales en un mes y que todos cuenten con un alojamiento estable en cinco meses, antes de comenzar, en primavera, los trabajos para reconstruir las viviendas en su emplazamiento original.

Tras el sismo de L'Alquila (a unos 50 kilómetros de Amatrice), que dejó más de 300 muertos en 2009, la población debió vivir en tiendas durante meses.

Siete años después, el centro histórico de L'Alquila todavía no ha sido construido completamente y los daños del sismo siguen siendo visibles, entre andamios, calles cerradas y edificios abandonados.

En medio de la tragedia, la policía anunció el lunes la detención de una pareja que se dedicaba al pillaje en la zona devastada, pero también de un hombre que había puesto su propio número de cuenta en un llamamiento a donaciones de la protección civil en Sicilia.

Por otro lado, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ha recibido indignadas críticas en las redes sociales al anunciar una donación de 500.000 dólares (446.000 euros) a la Cruz Roja italiana... en forma de créditos publicitarios en su propia plataforma.

afp_tickers

 AFP internacional