AFP internacional

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, estrecha la mano del presidente ucraniano, Petro Poroshenko, el 7 de julio de 2016 en Kiev

(afp_tickers)

El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, se felicitó este jueves en Ucrania por los esfuerzos de su Gobierno para poner fin al conflicto en el este del país, donde continúa la insurrección separatista prorrusa.

Kerry llegó a Kiev un día antes de la cumbre de la OTAN que tendrá lugar el fin de semana en Varsovia, una de las más importante de los últimos años.

Tras reunirse con el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, Kerry dijo que el Gobierno estaba haciendo "esfuerzos de buena fe" para aplicar los acuerdos de paz de Minsk.

También aseguró que el presidente estadounidense, Barack Obama, fue "muy claro" con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en una conversación telefónica el miércoles para que Rusia deje de apoyar a los separatistas, algo que Moscú niega.

"Puedo asegurar en nombre del presidente Obama y del pueblo americano que Estados Unidos apoyará a Ucrania", afirmó. Por su parte, Poroshenko reiteró que Estados Unidos "son y seguirán siendo un aliado clave de Ucrania en la arena internacional".

Kerry estuvo por última vez en Kiev el 5 de febrero de 2015, cuando los combates en el este del país estaban en su punto álgido poco antes de los acuerdos de paz de Minsk.

"La visita de Kerry era esperada desde hacía tiempo y es el resultado del diálogo activo instaurado en los últimos años entre Ucrania y Estados Unidos. Además es simbólica porque llega en vísperas de la cumbre de la OTAN", dijo esta semana Kostiantin Elisseiev, el jefe adjunto de la administración presidencial.

"Vamos a hablar de relaciones bilaterales, cuestiones de seguridad internacional, seguridad regional y por supuesto de la cuestión de la colaboración entre Ucrania y la OTAN", dijo Elisseiev en una entrevista a la televisión ucraniana.

- Más de 9.000 muertos -

Desde hace dos años, Ucrania vive un conflicto que opone al ejército y a los rebeldes prorrusos y que ha dejado más de 9.400 muertos.

Kiev y los países occidentales acusan a Rusia de apoyar a los separatistas, lo que Moscú desmiente. A pesar de la declaración de varias treguas, los enfrentamientos son regulares.

El miércoles, el portavoz militar ucraniano, Andrii Lyssenko, anunció que dos soldados habían muerto y que otros diez resultaron heridos en el este en un periodo de 24 horas.

Los acuerdos de Minsk de febrero de 2015 tenían el objetivo de instaurar un alto el fuego duradero en la zona del conflicto y preveían reformas políticas, así como la autonomía de la regiones del este.

Estados Unidos insiste en que Rusia respete estos acuerdos a pesar que desde la invasión rusa de Crimea en 2014 impone sanciones a Moscú.

En particular, los occidentales quieren que se celebren elecciones locales en el este de Ucrania, que consideran un primer paso para la reintegración política de estos territorios. Pero Ucrania se opone porque teme que Rusia las utilice para desestabilizar la zona.

Antes de su visita a Ucrania, Kerry viajó el miércoles a Georgia, donde Washington ha reforzado su cooperación militar por el temor, igual que en Ucrania, del posible expansionismo de Rusia en estas antiguas repúblicas soviéticas. Los dos países firmaron un acuerdo de defensa.

Ucrania y Georgia esperan poder entrar en la OTAN a pesar de la oposición de Rusia y del hecho de que ambos países tienen conflictos territoriales con Moscú.

Tras su visita a Kiev, Kerry viajará a Polonia, donde también estarán Obama y varios presidentes y jefes de Gobierno de los países de la OTAN para participar en la cumbre bienal de la organización.

afp_tickers

 AFP internacional