AFP internacional

Musulmanes rezando en el campamento de refugiados y migrantes de Schisto, en Atenas, el 8 de junio de 2016

(afp_tickers)

Los centros de registro de migrantes que llegan a las islas griegas procedentes de las costas turcas son "vastas zonas de confinamiento forzado", denunció este lunes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein.

Delante del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, Zeid Ra'ad al Hussein explicó que su personal observó un "aumento preocupante de detenciones de migrantes en Europa", inclusive en los centros de registro construidos en Grecia e Italia.

"Incluso los niños no acompañados se encuentran a menudo en células carcelarias o en centros rodeados de alambradas", advirtió Zeid.

Los campamentos de registro de migrantes en las islas griegas, como el de Moria, se convirtieron en centros de retención cerrados desde que entró en vigor el acuerdo UE-Turquía el 20 de marzo que prevé volver a enviar a Turquía casi de forma sistemática todos los migrantes en situación irregular.

El Alto Comisionado pidió a la Unión Europea que cree un sistema que permita contabilizar estas detenciones.

"Estas cifras serían, me temo, chocantes", dijo, lamentando "la retórica antimigrantes" que se está expandiendo por todo el continente europeo.

Zeid saludó no obstante los esfuerzos realizados por ciertas ciudades europeas para responder a las necesidades de los migrantes, como Lampedusa y París, aunque recordó que de las 160.000 personas que los países europeos se comprometieron a acoger en septiembre de 2015, sólo 1.600 habían sido reubicadas hasta ahora.

Cerca de 208.150 migrantes llegaron a Europa este año pasando por el Mediterráno, y más de 2.850 murieron o están desaparecidos, según cifras del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), publicadas el lunes en su página web.

La mayoría (157.119) son sirios, afganos e iraquíes llegados a Grecia desde Turquía. Cerca de 50.000, sobre todo personas de África subsahariana, entraron en Italia procedentes de las costas libias.

afp_tickers

 AFP internacional