AFP internacional

El enviado especial de la ONU a Siria, Staffan de Mistura, en rueda de prensa en Berlín el 22 de julio de 2016

(afp_tickers)

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria urgió a las partes del conflicto a posicionarse como tarde el domingo sobre la instauración de una tregua humanitaria de 48 horas en la disputada ciudad de Alepo.

Staffan de Mistura hacía un nuevo llamamiento a este alto el fuego desesperadamente necesitado, según la ONU y las organizaciones de ayuda, para los civiles atrapados en medio de los brutales combates entre el régimen y las fuerzas de oposición en la ciudad.

Rusia, que apoya a las fuerzas del presidente sirio Bashar al Asad, ha respaldado este plan.

"El enviado especial llama a los (actores) implicados a hacer todos los esfuerzos para que, para el domingo 28 de agosto de 2016, sepamos en qué punto estamos", indicó la oficina de De Mistura en un comunicado.

Añadió que la ONU ha "pre-posicionado" un cargamento inicial de ayuda vital para los civiles, y que de instaurarse la tregua, entrará en Alepo por la estratégica carretera de Castello, controlada desde julio por el régimen dejando sin vías de abastecimiento a la zona rebelde.

Esa primera entrega beneficiaría a 80.000 personas en el lado rebelde (este) y también a habitantes del lado gubernamental, al oeste de la ciudad, según el comunicado.

"La ONU está lista para actuar. El tiempo es esencial", insistió.

La batalla por el control de Alepo, la segunda ciudad de Siria, se ha intensificado en los últimos meses. Tras casi tres semanas de asedio por parte de las fuerzas del régimen, los rebeldes lograron acceder de nuevo a la zona controlada por la oposición por una nueva ruta en el sur, un fuerte revés para las fuerzas de Al Asad.

Pero los combates han continuado cerca de la nueva vía de abastecimiento, que es bombardeada prácticamente a diario, impidiendo la entrega de ayuda a la población civil.

afp_tickers

 AFP internacional