AFP internacional

Trabajadores palestinos construyen un pozo de agua como parte de un proyecto ejecutado por Naciones Unidas en Rafah el 9 de agosto de 2016

(afp_tickers)

La ONU rechazó este sábado las acusaciones hechas por Israel contra uno de sus empleados palestinos, responsabilizado de haber participado en actividades "terroristas" de Hamas.

Wahid Borsh, un ingeniero de 38 años que trabaja para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en la Franja de Gaza fue detenido el 16 de julio pasado y las autoridades israelíes lo inculparon esta semana.

Borsh fue acusado de "haberse servido de su puesto para proveer asistencia material a las actividades terroristas y militares de Hamas", indicó la seguridad interior de Israel (Shin Beth) en un comunicado publicado por el gobierno.

Según la acusación, Borsh habría desviado más de 300 toneladas de material desde un proyecto gestionado por el PNUD. Por su parte, la organización islamista Hamas, que gobierna la Franja de Gaza desde 2007, negó cualquier relación.

El PNUD indicó en un comunicado que "los escombros en cuestión habían sido transportados a su destino según las instrucciones escritas del ministerio de Obras Públicas y Vivienda de la Autoridad Palestina".

"El PNUD dispone de toda la documentación sobre el proceso, las instrucciones y el transporte", agregó la organización internacional.

El martes, día del arresto de Borsh, la ONU expresó su "preocupación" por las acusaciones de las autoridades israelíes.

Desde 2008, Israel se ha enfrentado en tres guerras en Gaza contra Hamas, clasificado como organización terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea.

Más de dos tercios de la población de la Franja, donde Israel mantiene un bloqueo desde hace una década, sobrevive gracias a la ayuda internacional, según Naciones Unidas.

afp_tickers

 AFP internacional