AFP internacional

Unos sirios con problemas respiratorios reciben tratamiento en un hospital de campaña en Alepo tras un ataque del régimen con barriles de explosivos en el barrio de Sukkari, bajo control rebelde, elo 6 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) afirmó estar "preocupada" este miércoles por la presunta utilización de armas químicas en Alepo (norte de Siria), donde decenas de personas informaron de casos de asfixia tras el lanzamiento de barriles de explosivos por parte del régimen.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), más de 70 personas padecieron asfixia el martes tras el ataque contra un barrio rebelde de esta ciudad.

Si bien el OSDH no podía decir qué gas era el causante, militantes del Aleppo Media Center, una asociación anti-régimen, acusaron en Twitter a las fuerzas gubernamentales de haber utilizado cloro.

"Estamos preocupados por las recientes acusaciones de utilización de agentes químicos en Alepo", indicó en un comunicado Ahmet Uzumcu, director de la OPAQ, una organización internacional independiente que coopera con Naciones Unidas, con sede en La Haya.

"Estas acusaciones se han tomado muy seriamente", agregó.

En Alepo, un habitante afirmó que un barril cayó en su barrio y no causó daños, aunque un fuerte olor que emanaba de él provocó casos de asfixia.

A finales de agosto, unos investigadores de la ONU concluyeron que los helicópteros militares sirios habían esparcido gas de cloro sobre, al menos, dos localidades de la provincia de Idleb (noroeste): en Talmenes, en abril de 2014, y en Sarmin, en marzo de 2015.

Los investigadores también acusaron al grupo yihadista Estado Islámico (EI) de haber utilizado gas mostaza en Marea, en la provincia de Alepo, el 21 de agosto de 2015.

afp_tickers

 AFP internacional