AFP internacional

La piloto militar ucraniana Nadia Savchenko dentro del habitáculo de los acusados en la localidad rusa de Donetsk, el 22 de marzo de 2016, cuando se pronunció la sentencia en su contra

(afp_tickers)

La piloto militar ucraniana Nadia Savchenko, condenada en Rusia a 22 años de prisión por complicidad de asesinato, dejó este miércoles de comer y beber para presionar a las autoridades y que la devuelvan a Ucrania.

Savchenko, de 34 años, ya había anunciado que dejaría de comer y beber cuando se confirmara su sentencia de 22 años de prisión, pronunciada por un tribunal de Donetsk, en el sur de Rusia.

En una carta publicada en Facebook por uno de sus abogados, Mark Feiguin, Savchenko, convertida en heroína nacional en su país por su oposición a Moscú, pide su "retorno inmediato a Ucrania".

De diciembre de 2014 a marzo de 2015 pasó más de 80 días en huelga de hambre, hasta que decidió volver a comer y beber durante siete días.

Tras un juicio que duró seis meses y agravó las tensiones entre Rusia y Ucrania, la piloto fue condenada el 22 de marzo a 22 años de prisión por complicidad en el asesinato en junio de 2014 de dos periodistas rusos en el este separatista de Ucrania.

Según la justicia rusa, Savchenko guió los tiros de mortero que mataron a los periodista, algo que ella niega denunciando un "juicio político".

afp_tickers

 AFP internacional