Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato presidencial francés por Los Republicanos, el conservador François Fillon (C), durante un acto de campaña en la localidad de Compiègne (norte), el 15 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El candidato conservador a la presidencia de Francia, François Fillon, sospechoso de malversación de fondos públicos, sufrió un nuevo golpe judicial este jueves tras el anuncio de la fiscalía nacional financiera de su intención de proseguir con la investigación.

Envuelto en un escándalo de empleos ficticios, Fillon perdió su condición de favorito a diez semanas de las presidenciales, consolidando la posición de la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, y del centrista Emmanuel Macron, que, según todos los sondeos, se disputarán el Elíseo el próximo 7 de mayo.

La fiscalía nacional financiera (PNF), encargada del caso, anunció este jueves que proseguirá la investigación tras recibir la víspera el informe de la policía anticorrupción.

"El número de elementos recabados no deja entrever por el momento que se vaya a archivar el procedimiento", informó en un comunicado la fiscal Eliane Houlette.

La PNF abrió una investigación preliminar hace tres semanas después de que la prensa revelara que la esposa del candidato, Penelope Fillon, cobró más de 800.000 euros como asistente parlamentaria, en un presunto empleo ficticio.

Los investigadores no han encontrado "la más mínima prueba material de los 15 años" de supuesta labor de la mujer de Fillon como su asistente parlamentaria, y posteriormente de su suplente en el escaño, aseguró la semana pasada el semanario Le Canard Enchaîné, que sacó a luz el caso.

Otro tema que está siendo investigado son los empleos como asistentes parlamentarios de dos hijos de la pareja, Charles y Marie Fillon, que supuestamente trabajaron para su padre cuando este último era senador, entre 2005 y 2007.

El aspirante conservador reiteró este jueves que no se retirará de la carrera presidencial. "Pongo mi destino en manos del sufragio universal", señaló. Fillon prometió que se retiraría de la carrera presidencial únicamente si es imputado por la justicia.

- Apoyo de Sarkozy -

La decisión de los fiscales representa un nuevo revés para Fillon, quien la semana pasada trató de enterrar este escándalo financiero cuestionando la validez de la investigación.

Según él, las pesquisas de la fiscalía nacional financiera son ilegales, ya que estima que esta entidad no es competente en el caso. Además, según sus abogados, la investigación viola el principio de separación de poderes entre el poder judicial y el legislativo.

La fiscalía tiene ahora dos opciones: enviar directamente a los protagonistas del caso ante un tribunal o encargar la investigación a un juez de instrucción.

Este caso ha afectado profundamente la campaña del ex primer ministro de Nicolas Sarkozy (2007-2017), considerado hasta hace poco como el gran favorito para la presidencia.

Las encuestas lo dan ahora por eliminado en la primera vuelta de los comicios del 23 de abril.

Varios políticos, incluso dentro su propio partido, Los Republicanos (LR), mencionan la posibilidad de remplazarlo por otro candidato a apenas un mes del cierre oficial de las candidaturas a las presidenciales.

Para sofocar un intento de rebelión interna, Fillon solicitó el miércoles la ayuda de Sarkozy, quien pese a haber sido derrotado en las primarias internas por este, aún cuenta con un núcleo duro dentro el partido conservador.

Para asegurarse su apoyo, Fillon propuso bajar a 16 años la mayoría de edad penal en Francia, una polémica propuesta del expresidente.

Según algunas fuentes, su acuerdo incluye además un pacto secreto. En caso de victoria, Fillon nombraría como primer ministro a François Baroin, un aliado de Sarkozy.

AFP