Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, posa junto a su esposa y ahora vicepresidenta, Mehriban Alieva, en Bakú, el 7 de octubre de 2011, tras ser galardonada con la medalla de la Legión de Honor por el presidente francés

(afp_tickers)

El presidente azerbaiyano, Ilham Ailev, designó este martes vicepresidenta a su esposa, Mehriban Alieva, reforzando el control de su familia en este pequeño país del Cáucaso rico en hidrocarburos.

"Mehriban Arif Gyzy Alieva es nombrada vicepresidenta primera de la República de Azerbaiyán", reza un decreto publicado en la página web de la presidencia.

"Es profesional, educada, tiene experiencia y principios, es magmánima", enumeró el presidente durante una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, en presencia de su mujer, con el fin de justificar su decisión.

"Creo que sabré justificar la confianza" que me han dado, respondió Mehriban Alieva, agregando que "los intereses del país y de la población siempre serán prioritarios".

Con 52 años, Mehriban Alieva es diputada desde 2005 del partido Yeni Azerbaiyán, en el poder, y dirige la influyente Fundación Heydar Aliev, que lleva el nombre de su suegro, expresidente del país.

Omnipresente en la televisión y muy popular en las redes sociales, Mehriban está casada desde 1983 con Ilham Aliev, con quien tiene tres hijos.

Oftalmóloga de formación, ha sido considerada como la posible sucesora de su marido, y en 2004 fue nombrada embajadora de buena voluntad de la Unesco.

"Esta decisión lleva a Azerbaiyán a tiempos medievales, feudales", protestó Isa Gambar, dirigente del partido de la oposición Musavat, considerando que "los reinos familiares ya no tienen cabida en el siglo XXI".

Ilham Aliev se puso al frente del país en 2003, sucediendo a su padre, Heydar Aliev, exdirigente local del KGB y miembro del Politburó soviético.

Dirigido con mano dura, Azerbaiyán es uno de los países más laicos del mundo musulmán, aunque las autoridades han mostrado su preocupación por el ascenso del islam radical.

AFP