AFP internacional

Virginia Raggi (c) el 22 de junio de 2016 en Roma

(afp_tickers)

El Movimiento 5 Estrellas (M5S), la formación populista italiana fundada por el cómico Beppe Grillo, vivió la semana más loca de su historia desde que saltó al ruedo electoral y tan sólo tres meses después de hacerse con la alcaldía de Roma se enfrenta a su peor crisis.

El movimiento, que hace tres meses arrasó en Roma con Virginia Raggi, la primera mujer que gobierna la Ciudad Eterna, no ha podido garantizar un gabinete estable que saque a la ciudad de la grave crisis que atraviesa.

La semana pasada en un sólo día Raggi perdió a cinco miembros claves de su ejecutivo, entre ellos el consejero financiero, la jefa de su gabinete, los gerentes del consorcio de transporte público Atac y de la empresa municipal de basura, Ama.

Además, la responsable de medio ambiente, Paola Muraro, está siendo investigada judicialmente por malversación y violación de las normas para la protección del medio ambiente.

Una situación que pone en entredicho la capacidad de Raggi para hacer frente a los problemas más graves de la capital italiana, donde las basuras comienzan a acumularse y el tráfico es cada vez más caótico, con masas de turistas y romanos que esperan horas a que pase un bus.

El lunes pasado, tras meses de presión, la alcaldesa y Muraro admitieron que habían sido informadas en julio de la apertura de una investigación judicial contra la asesora pero resolvieron guardar silencio en espera del resultado, lo que representa un "crimen" para un movimiento que considera la honestidad y la transparencia como su bandera.

- Un golpe duro para el movimiento -

"Los tres años de experiencia como concejal de Raggi resultan insuficientes para manejar una ciudad como Roma", reconoció a la AFP Gianfranco Pasquino, profesor de ciencias políticas de la Universidad John Hopkins de Bolonia.

"Lo que ocurre puede afectar la opinión de los votantes italianos", sostiene.

Según una encuesta publicada por el principal diario romano, Il Messaggero, en una semana el movimiento de Grillo perdió 4,4% puntos a nivel nacional pasando de 29,5% a 25,1%.

El movimiento podría perder sobre todo el electorado que votó por Raggi por despecho más que por convicción.

La alcaldesa sale muy debilitada también por las críticas internas y está bajo la supervisión de Beppe Grillo, que no quiso reunirse con ella el jueves cuando estuvo en Roma.

"Por primera vez desde que el movimiento se fundó, la mitad de sus seguidores critica el manejo de Roma. Algo muy nuevo, ya que hasta ahora el movimiento siempre ha defendido compacto toda decisión", explicó Antonio Noto, director del instituto de sondeo IPR marketing al diario Il Messaggero.

A pesar de la tregua pactada entre las tendencias diversas del movimiento para evitar que la alcaldesa caiga, lo que representaría una hecatombe política, el problema es vencer el reto de gobernar una ciudad ingobernable como la capital italiana, endeudada y con fuerte filtración de las mafias.

El pésimo sistema de servicios públicos y la falta de gestión de los miles de turistas que deambulan en el corazón de la ciudad sigue siendo uno de los mayores desafíos para el burgomaestre de Roma.

Si el movimiento de Grillo fracasa en la capital, su aspiración de gobernar el país podría quedar comprometida para siempre.

afp_tickers

 AFP internacional