AFP internacional

Un integrante del equipo que combate el mosquito Aedes Aegypti, transmisor del zika, analiza larvas el 7 de junio de 2016 en Miami

(afp_tickers)

En un pequeño y turístico vecindario de Miami se detectaron 14 casos autóctonos de zika, que llevaron este lunes a las autoridades sanitarias de Estados Unidos a recomendar a las embarazadas que no visiten la zona.

Es la primera vez que se transmite localmente este virus en el Estados Unidos continental.

Pero en Wynwood, un grafiteado barrio hipster en el norte de Miami que es epicentro del brote, residentes y visitantes parecen ignorar o minimizar el tema.

"Pasan tantas cosas raras en esta ciudad que no creo que la gente se vuelva loca por esto", dijo Michaela Castro, una estudiante de 19 años.

Engañoso por sus leves síntomas, el virus del Zika puede provocar defectos congénitos devastadores, sobre todo microcefalia en los fetos. También puede causar síndrome de Guillain-Barré, una grave enfermedad neurológica.

Por eso este lunes el jefe de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Tom Frieden, advirtió a las mujeres embarazadas que eviten visitar el norte de Miami.

También recomendó a las que viven o trabajan en la zona que usen repelente y lleven pantalones y mangas largas, un mandato difícil de cumplir con 40°C a la sombra y una humedad pantanosa.

"En Miami, las agresivas medidas de control contra los mosquitos no parecen funcionar tan bien como hubiéramos querido", lamentó Frieden en una conferencia de prensa telefónica.

El jefe de los CDC dijo que cada niño nacido con microcefalia representa un costo médico de 10 millones de dólares a lo largo de su vida, pero que convencer al público de que tome medidas de prevención es todo un desafío.

"La tragedia que significa el nacimiento de un bebé con un severo defecto de nacimiento que puede prevenirse es algo que tenemos que dejar muy claro a la gente", dijo Frieden.

"Es una situación atemorizante y sin embargo no es evidente para la gente el importante riesgo que conlleva".

- Una recomendación delimitada -

Estados Unidos contabiliza más de 1.600 casos de zika contagiados tras viajes a países afectados por la epidemia o, en menor medida, tras relaciones sexuales con una persona infectada en el exterior. De ellos, Florida identificó casi 400.

Pero el brote de zika autóctono se limita a un área de 2,5 Km2 en el norte de Miami, en el vecindario de Wynwood y sus alrededores.

En proceso de gentrificación, esta zona tiene industrias, galerías de arte y áreas residenciales de diversos extractos sociales, además de una activa vida nocturna.

Frieden explicó que el alerta de viajes es tan delimitada porque "el mosquito no viaja más de 150 metros en su vida".

El gobernador de Florida, Rick Scott, dijo en un comunicado que el estado "sigue siendo seguro" al tiempo que pidió "a todos los residentes y visitantes que sigan tomando medidas de precaución".

En lo que va del año, el estado ha recibido 30 millones de turistas, detalló Scott.

- Ayuda -

En la mañana del lunes, las autoridades informaron sobre 10 nuevos casos de zika autóctono en esta zona, que se suman a otros cuatro anunciados el viernes. Se trata de dos mujeres y 12 hombres.

Húmedo, lluvioso, caluroso y subtropical, Florida tiene todas las condiciones ambientales para un brote.

Por esto las autoridades sanitarias de Miami han estado atacando el mosquito casa por casa, eliminando posibles criaderos y dispersando larvicidas y pesticidas en patios y jardines.

El portavoz de la Casa Blanca Eric Schultz confirmó este lunes que los CDC enviarán un equipo a Florida en respuesta a un pedido de ayuda de emergencia del gobernador Rick Scott.

"Se está desplegando un equipo de los CDC tan pronto como hemos podido", dijo Schultz a periodistas.

El zika apareció en América Latina en 2015 y se extendió rápidamente por la región. El país más afectado es Brasil, que comienza a recibir un alud de visitantes por los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

Se contagia por la picadura de mosquitos del género Aedes (aegypti y albopictus), aunque también puede propagarse sexualmente. Además del zika, el mosquito transmite el dengue, la chicunguña y la fiebre amarilla.

afp_tickers

 AFP internacional