AFP internacional

Varios militares afganos caminan cerca del aeropuerto de Kunduz, Afganistán, el 1 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Las fuerzas afganas expulsaron este viernes a los combatientes talibanes de Kunduz, anunciaron varios responsables, tras el asalto que perpetraron los insurgentes para recuperar esta capital de provincia del noreste afgano, que conquistaron brevemente el pasado otoño.

Los combates se produjeron en el interior de esta aglomeración así como en seis distritos de la provincia, precisó el gobernador de Kunduz, Asadulá Omarjil, en una declaración filmada.

"Afortunadamente, (los talibanes) fueron vencidos por las fuerzas afganas", agregó, precisando que 30 insurgentes habían muerto y otros 20 resultaron heridos en el interior de la ciudad.

Los talibanes consiguieron controlar esta ciudad estratégica del norte de Afganistán durante varios días el pasado octubre. Se trataba de su mayor victoria desde que fueron expulsados del poder en 2001.

El martes, los insurgentes islamistas anunciaron el inicio de su "ofensiva de primavera", al mismo tiempo que el Gobierno de Kabul intenta que vuelva a la mesa de negociaciones.

Shir Aziz Kamawal, un comandante de la policía de la provincia de Kunduz, confirmó que el viernes se produjeron combates en seis distritos. Los insurgentes "fracasaron" pero los enfrentamientos continúan, añadió.

Según un portavoz de los talibanes, las fuerzas de seguridad "huyeron" de estos distritos. Los insurgentes suelen exagerar los balances de sus atentados y la envergadura de sus avances.

La "ofensiva de primavera" marca normalmente el inicio de la temporada de combates. Pero este año, con un invierno suave y una nueva dirección del movimiento que impone una postura más agresiva, los talibanes no hicieron casi ninguna tregua invernal.

afp_tickers

 AFP internacional