Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una bandera de las islas Shetland en un vehículo de Lerwick, capital de éstas, el 1 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Es muy posible que el destino de las pequeñas islas británicas Shetland, en el Atlántico Norte, y su petróleo y bancos de pesca, no estén entre las prioridades de quienes negociarán el Brexit.

Pero la perspectiva de la independencia escocesa en respuesta a la salida británica de la Unión Europea ha hecho que algunos habitantes de estas islas agrestes, más próximas a Oslo que a Londres, se planteen también la secesión.

"Sería maravilloso", dijo a AFP Andrea Manson, una concejal de Shetland y figura destacada del movimiento Wir Shetland que reclama mayor autonomía, hablando en su negocio, la posada Mid Brae Inn.

El nombre del movimiento significa "Nuestras Shetland" en el dialecto escocés local, el Norn.

Este archipiélago remoto, donde ya reina un espíritu independiente, es cultural y geográficamente más próximo a Escandinavia que a Edimburgo, y políticamente más cercano a Londres o Bruselas que a Edimburgo, la capital de Escocia a la que se adscribe administrativamente.

En los últimos 1.300 años, las Shetland fueron dominadas por los vikingos escandinavos, regaladas a Escocia por Dinamarca como dote nupcial, integradas en el Reino Unido en 1707 -cuando Escocia e Inglaterra sellaron su unión- y arrastradas luego a la Unión Europea, contra su voluntad, en 1973.

Las Shetland fueron la única parte del Reino Unido, junto a las islas Hébridas Exteriores, también escoceas, que votaron contra la permanencia en la entonces Comunidad Económica Europea -embrión de la UE- en el referéndum de 1975.

- 'Control del fondo marino' -

Muchos 'shetlanders' desconfían del separatismo escocés. En los días tensos del referéndum de independencia de 2014, el diputado local Alistair Carmichael, que entonces era secretario de Estado para Escocia, dijo que las islas podrían tratar de seguir en el Reino Unido si el resto de Escocia decidía separarse.

Al final no hizo falta, porque 55% de los escoceses votaron a favor de seguir en el Reino Unido, un porcentaje que ascendió a 63,7% en las Shetland, uno de los más altos de Escocia.

Ahora, la jefa del Gobierno regional escocés, Nicola Sturgeon, ha vuelto a poner sobre la mesa la posibilidad "altamente probable" de un segundo referéndum de independencia, y las Shetland están de nuevo reconsiderando su posición.

"Nos gustaría controlar el fondo marino que nos rodea, los bancos de pesca que nos rodean, y librarnos de parte de la burocracia de la UE, Londres y el Parlamento escocés", dijo Manson.

"Nuestras aguas son saqueadas por barcos extranjeros. Aportamos una cantidad de dinero enorme a la economía nacional mediante impuestos y el dinero del petróleo, y, sin embargo, no recibimos la parte justa".

Escocia tiene un 60% de las reservas de petróleo de la UE y las segundas reservas de gas natural, en su mayoría alrededor de las Shetland.

Además, llega más pescado a los puertos de estas islas del sumado que desembarca en los puertos de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte.

"Supongo que nunca se nos permitirá lograr la independencia total", estimó Manson, añadiendo: "la solución ideal sería convertirse en territorio de ultramar británico. Ser al Reino Unido lo que las islas Feroe son a Dinamarca".

Las islas Feroe están a 320 kilómetros al noroeste de Escocia y disfrutan de un estatus de autonomía respecto a Dinamarca.

Tienen practicamente la misma superficie que las Shetland pero más del doble de los 22.000 habitantes de las islas Shetland, cuyos habitantes le envidian su Parlamento independiente y sus amplias aguas soberanas.

Las islas Feroe celebrarán en abril de 2018 un referéndum sobre una nueva Constitución que daría al territorio el derecho a la autodeterminación.

- El poder para el pueblo -

Tavish Scott, del Partido Liberal Demócrata escocés, diputado por las Shetland en el Parlamento regional escocés, entiende perfectamente las ansias de autonomía.

"Las Shetland han explorado, y creo que lo volverán a hacer, la clase de futuro constitucional que desea", explicó a AFP.

Sin embargo, el gobierno nacionalista de Escocia querría retener a las Shetland tras la independencia como una de sus joyas económicas.

Maree Todd, diputada regional del Partido Nacional Escocés, la formación independentista que ostenta el gobierno en Edimburgo, dijo que estarían abiertos a discutir la soberanía sobre las islas, pero que creía que éstas estarían mejor en una Escocia independiente.

"Por supuesto que vale la pena discutirlo", explicó a AFP, precisando que los isleños no son "totalmente reticentes" a la independencia de Escocia.

"Queremos que el poder vuelva a Escocia, no sólo a Edimburgo, si no a todo el pueblo de Escocia", sentenció.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP