AFP internacional

El candidato a las elecciones presidenciales austríacas de los Verdes, Alexander Van der Bellen (c), habla con simpatizantes en un acto de campaña en Sankt Pölten, Austria, el 11 de septiembre de 2008

(afp_tickers)

Las elecciones presidenciales de Austria del domingo amenazan con expulsar de la primera línea a los dos grandes partidos tradicionales, que podrían perder el poder por primera vez desde 1945.

Los socialdemócratas y los conservadores, que gobiernan en la república alpina en forma de gran coalición desde 2008, podrían quedar excluidos de la segunda vuelta de los comicios de este domingo, donde un ecologista y un candidato de extrema derecha figuran como favoritos.

Unos 6,4 millones de electores están llamados a las urnas para designar a un sucesor del socialdemócrata Heinz Fischer, que finaliza su segundo mandato.

Al antiguo líder de los Verdes, Alexander Van der Bellen, los sondeos le atribuyen alrededor del 26% de las intenciones de voto, por delante del candidato del FPÖ, Norbert Hofer (24%). Ambos esperan acceder a la segunda vuelta, prevista para el 22 de mayo.

En este contexto, los dos grandes partidos tradicionales -el SPÖ, socialdemócrata, y el ÖVP, conservador- podrían dejar de tener un representante al frente del Estado.

Mientras que el candidato del SPÖ, Rudolf Hundstorfer (64 años), exministro y exjefe de la AK (poderosa organización que representa a trabajadores y consumidores) solo obtendría el 15% de los votos; el demócratacristiano Andreas Kohl (74 años), presidente del Parlamento durante mucho tiempo, no recabaría más del 11%.

"Como en otras partes de Europa, estamos asistiendo a la erosión de los partidos tradicionales, que no han conseguido renovarse desde hace diez años ni atraer a nuevos votantes", explicó el politólogo Peter Hajek a la AFP.

El desgaste del poder se ve reforzado por el hecho de que estas dos formaciones gobiernan juntas desde hace ocho años, lo que convierte al FPÖ y a los Verdes en los únicos partidos de la oposición, afirman los analistas.

Además, la crisis de los migrantes y el aumento del desempleo también afectó a los partidos tradicionales en beneficio del FPÖ, que superó la barrera del 30% de votos en varios municipios durante las elecciones locales del año pasado.

"Normalmente, las elecciones presidenciales se basan en la personalidad de los candidatos. Pero este año, temas como los refugiados o el paro jugarán también un papel", explicó Karin Cvrtila, del instituto OGM.

Dos candidatos independientes completan la oferta electoral: Irmgard Griss, expresidenta del Tribunal Supremo (20%) y el empresario Richard Lugner (3%).

- ¿Solo un papel protocolario? -

Con Van der Bellen, en teoría independiente, los ecologistas presentan un candidato por primera vez desde 1992. A sus 72 años, se cree que este exprofesor de universidad de talante centrista podría atraer los votos de un amplio espectro de la población.

Por su parte, el vicepresidente del parlamento, Norbert Hofer (45 años), candidato de la extrema derecha, se presenta como el representante del ala liberal del FPÖ.

Aunque el presidente suele tener un papel protocolario y moral, elegido por un mandato de seis años renovable una vez, dispone en realidad de poderes formales: es jefe del ejército, nombra al canciller y puede disolver el Parlamento en algunas circunstancias.

En este sentido, Hofer amenazó con recurrir a esta posibilidad si la mayoría no seguía sus recomendaciones respecto a los migrantes, mientras que Van der Bellen anunció que se negaría a nombrar canciller al líder del FPÖ, Heinz-Christian Strache, en el caso de que éste obtenga una mayoría en el parlamento en las próximas legislativas.

afp_tickers

 AFP internacional