AFP internacional

Hillary Clinton habla durante un acto de campaña el miércoles 6 de abril en Filadelfia, al este de EEUU

(afp_tickers)

Los cruces de declaraciones entre los aspirantes demócratas son cada vez más violentos en la campaña por las primarias de Nueva York, y Bernie Sanders llegó a vincular a Hillary Clinton con el escándalo 'Panama Papers'.

El senador por Vermont se había mostrado bastante cortés respecto a Clinton hasta el miércoles, cuando cambió el tono en un mitin en Filadelfia (este) al afirmar que ella no está "cualificada" para ser presidenta, en respuesta a las dudas que Clinton había expresado sobre las capacidades de Sanders.

"Recientemente ella dijo que yo no estoy, entre comillas, calificado para ser presidente", declaró Sanders. "Déjenme decirles, en respuesta a Clinton, que yo no creo que ella esté cualificada si, a través de su súper PAC (un comité que recauda fondos para su campaña, NDLR), obtiene decenas de millones de dólares de grupos de intereses particulares", como grupos de presión.

"Yo no creo que usted esté cualificada si votó a favor de la desastrosa guerra en Irak. No creo que usted esté cualificada después de haber apoyado el acuerdo de libre comercio con Panamá", insistió.

Sanders afirmó que la exsecretaria de Estado apoyó hace cinco años este acuerdo, que "ha facilitado a los ricos y a las empresas de todo el mundo eludir el pago de impuestos en sus países", como revelaron los 'Panama Papers'.

Clinton, que el martes perdió la elección primaria de Wisconsin (norte) y busca una amplia victoria en Nueva York el 19 de abril, dijo el miércoles en Filadelfia que Sanders "no tiene absolutamente ningún plan en una cantidad importante de cuestiones".

Y señaló en concreto uno de los temas claves de su campaña: el desmantelamiento de los grandes bancos, sobre el que Sanders se refirió de manera vaga en una entrevista el diario Daily News al decir que correspondería a los grandes bancos decidir cómo se reestructurarían.

- Fabricantes de armas -

Clinton volvió a insistir el jueves, durante una visita al Bronx, al comentar: "Es importante decirle a la gente lo que vas a hacer por ellos, cómo lo vas a hacer, cómo se pueden obtener resultados".

La exsecretaria de Estado, que lidera los sondeos en Nueva York, también atacó a Sanders por sus declaraciones al Daily News, en las que dijo estar en contra de la posibilidad de demandar a los fabricantes de armas por la matanza de la escuela Sandy Hook, en el que una persona mató a 20 niños en diciembre de 2012.

"Bernie Sanders da prioridad a los derechos de los fabricantes de armas sobre los padres de los niños asesinados en Sandy Hook", comentó Clinton en Twitter.

Y es que la guerra entre los dos aspirantes demócratas, que se verán las caras de nuevo en un debate en Brooklyn el 14 de abril, se libra en todos los frentes: entrevistas, mítines y redes sociales.

"No destruyan el Partido Demócrata para satisfacer las ambiciones de (Clinton)", dijo esta semana en CNN el responsable de la campaña de Bernie Sanders, Jeff Weaver.

Una declaración que Clinton recibió con una carcajada, considerándolo "absurdo" al tener en cuenta los 40 años que ha pasado haciendo campaña para conseguir fondos para los demócratas. "El senador Sanders, como él mismo confesó, nunca fue demócrata", declaró.

Clinton sigue holgadamente a la cabeza en la carrera por la investidura demócrata, pero las recientes victorias de Sanders en varios estados impulsaron la campaña del senador, de 74 años.

Sanders sueña con lograr Nueva York, la primaria más importante en términos de delegados hasta la de California, en junio; pero su contrincante espera una amplia victoria en su estado de adopción, que le permitiría distanciarse de manera definitiva de Sanders en la carrera por la investidura.

Un reciente sondeo de Quinnipiac le otorga 54% de las intenciones de voto en ete estado, frente al 42% para Sanders.

afp_tickers

 AFP internacional