AFP internacional

Una oficina de correos en la ciudad yemení de Seiyun atacada por unos militantes de Al Qaeda el 24 de mayo de 2014

(afp_tickers)

Desde su creación, en 1988, la red yihadista Al Qaida se ha dispersado.

Aunque la principal amenaza actualmente es el grupo Estado Islámico (EI), los grupos afiliados a Al Qaida "han mostrado resistencia", pese a los golpes que han recibido de Estados Unidos y sus aliados en Afganistán y Pakistán, según los servicios de inteligencia estadounidenses.

- Al Qaida en el Subcontinente Indio (AQIS) -

Al Qaida anunció el 3 de septiembre de 2014 la creación de Al Qaida en el Subcontinente Indio (AQIS, por sus siglas en inglés), que cubre Afganistán, Pakistán -su cuna histórica-, India, Bangladés y Birmania.

Se estima que en la zona tiene entre 500 y 600 combatientes activos, pero está vinculada a grandes organizaciones como los talibanes afganos y la facción de los talibanes paquistaníes Jamat ul Ahrar, afirmó el analista Amir Rana.

AQIS reivindicó en 2015 varios asesinatos de blogueros y editores defensores del laicismo en Bangladés. El 25 de abril, se adjudicó la autoría de la muerte de dos militantes por los derechos de los homosexuales en Daca.

- El Frente al Nosra en Siria -

El Frente al Nosra surgió en enero de 2012, diez meses después del inicio de las revueltas en Siria. Es el segundo grupo yihadista más importante de los que intervienen en el conflicto, por detrás del EI.

Pese a que ambas organizaciones tienen un origen común, están enfrentadas desde 2013.

El Frente al Nosra está dirigido por Abu Mohamad al Julani y está presente sobre todo en las provincias de Idleb, en el noroeste, y de Alepo, en el norte. Según el especialista Thomas Pierret cuenta con entre 7.000 y 8.000 combatientes.

No suscribió la última tregua entre el régimen y los rebeldes.

- Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) -

El grupo nació del brazo armado del islamismo radical en Argelia. En 2007, pasó a llamarse Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) y desde entonces ha podido atraer a combatientes de varios países de la región.

En 2012 volvió a expresar su adscripción a Al Qaida.

La organización es responsable de ataques y secuestros contra occidentales. Nació entre marzo y abril de 2012 en el norte de Malí y después tuvo que replegarse al sur de Libia tras la intervención militar en la que participó Francia en 2013.

El movimiento armado Al Murabitun, liderado por el argelino Mojtar Belmojtar anunció en diciembre de 2015 su adhesión a la red. El 16 de enero de 2013 reivindicó el espectacular ataque contra una planta de gas en In Amenas, en el que murieron 40 empleados de diez nacionalidades y 29 atacantes.

- Les shebab somalíes -

Los shebab, surgidos de tribunales islámicos, están a la cabeza de una insurrección armada que ha sumido al país en el caos desde 1991. La organización se adscribió a la red Al Qaida en 2014.

Desde principios de 2016, ha habido un repunte de su actividad. Se estima que tiene entre 5.000 y 9.000 hombres, actualmente bajo el mando de Ahmed Umar Abu Ubai, que sucedió a Ahmed Abdi 'Godan', muerto en 2014.

En un momento llegaron a controlar casi la totalidad del centro y del sur. En agosto de 2011, perdieron la capital Mogadiscio, desplazados por la Unión Africana en Somalia (AMISOM).

En octubre de 2011, llevó a cabo un ataque contra un complejo ministerial que dejó 82 muertos.

También es responsable de ataques contra los países vecinos que conforman el contingente militar en el país, como el atentado contra la Universidad de Garissa ocurrido el 2 de abril de 2015 que dejó 148 muertos o la toma del centro comercial Westgate de Nairobi, que dejó 67 muertos.

- Al Qaida en la península arábiga (AQPA) -

La fusión en enero de 2009 de las ramas yemeníes y saudíes de Al Qaida dio origen a AQPA, que actúa principalmente en Yemen.

La filial de Al Qaida comenzó sus actividades con un ataque en Adén en la década de 1992 y el 12 de octubre de 2000 realizó un ataque contra el destructor estadounidense 'USS Cole' en el que murieron 17 marinos.

El grupo aprovechó el caos de la guerra civil entre el Gobierno y las milicias chiitas para fortalecerse.

Esta organización reivindicó otros ataques como el atentado contra la revista Charlie Hebdo en París o la operación fallida contra un avión comercial estadounidense en Detroit en la Navidad de 2009.

Varios de sus altos mandos murieron en operaciones con drones ejecutadas por Estados Unidos, entre ellos el imán Anuar al Aulaqi en 2011 y el líder de la organización, Naser al Wahishi, a mediados de junio de 2015. Este último estaba considerado como el segundo al mando de la red global de Al Qaida.

afp_tickers

 AFP internacional