AFP internacional

El presidente de la comisión investigadora sobre los atentados yihadistas en París, Georges Fenech (i), y el diputado socialista Sebastien Pietrasanta, presentan sus conclusiones el 5 de julio de 2016 en la capital francesa

(afp_tickers)

Francia debe reformar sus servicios de inteligencia, que fracasaron en prevenir los atentados de noviembre en París (130 muertos), según una comisión parlamentaria sobre los ataques yihadistas de 2015.

"Nuestro país no estaba preparado, ahora hay que prepararse", declaró este martes a la AFP el diputado de oposición conservadora Georges Fenech, que presidió la comisión de investigación sobre los atentados del 15 de noviembre y de enero de 2015 (17 muertos).

"Los dos grandes jefes de inteligencia (interior y exterior) han reconocido durante las audiencias que los atentados de 2015 suponen un 'fracaso global de la inteligencia'", reveló por su parte el diputado socialista Sébastien Pietrasanta, ponente de la comisión de investigación.

Los diputados abogan así por la creación de una agencia nacional de inteligencia, directamente bajo la autoridad del primer ministro, siguiendo el modelo estadounidense del Centro Nacional antiterrorista (NTC), creado tras el 11 de septiembre de 2001.

Actualmente, los servicios de información e inteligencia franceses están dispersos en seis entidades, ubicadas bajo la autoridad del Ministerio del Interior, de Defensa o de Economía, y que implican a policías especializados, militares o aduaneros.

Según los parlamentarios, que celebraron unas 200 horas de audiencias en los últimos cinco meses, estas entidades se han comunicado mal entre ellas. En efecto, los autores de los atentados de 2015 habían sido fichados, controlados, sometidos a escuchas o encarcelados durante su radicalización.

Por ejemplo, "las fronteras entre servicios de inteligencia permitieron que se dejara de vigilar a Said Kouachi, en cuanto abandonó París para ir a Reims (este)", afirma Fenech. Said Kouachi, que estuvo bajo escucha telefónica por su radicalización, fue uno de los atacantes contra el semanario satírico Charlie Hebdo, el 7 de enero de 2015 en París, que causó 12 muertos.

- Dudas sobre la eficacia -

Fenech y Pietrasanta expresan, además, de forma más global, sus duas sobre las medidas adoptadas tras los atentados.

El estado de emergencia decretado tras los ataques yihadistas del 13 de noviembre en París, así como el despliegue de militares, sólo tuvo "un efecto limitado para la seguridad nacional", según Pietrasanta.

"El estado de emergencia tuvo un efecto, pero parece que rápidamente se redujo", indica el diputado socialista.

El estado de emergencia sigue hoy en vigor, ocho meses después de los atentados de noviembre.

La comisión se interroga asimismo sobre "el verdadero valor añadido" para la seguridad del territorio nacional" de la llamada 'Operación Centinela', que supuso el despliegue de hasta 10.000 soldados para proteger colegios, sinagogas, comercios u otros lugares sensibles.

En cambio, los parlamentarios felicitan a las fuerzas de élite, cuya intervención en la noche del 13 de noviembre "fue rápida, eficaz y demostró que eran capaces de colaborar", explica Pietrasanta.

Pero el diputado se interroga al respecto sobre "la necesidad de mantener varias fuerzas de intervención especializadas" y aboga en un futuro por una "fusión de las tres fuerzas de élite" que existen a nivel de la policía nacional, la gendarmería y la policía regional.

El mismo balance positivo se hace sobre la intervención de los equipos de socorro, enfrentados el 13 de noviembre a los atentados más sangrientos jamás cometidos en Francia. "La ayuda fue gestionada de la mejor forma posible, según las circunstancias", asegura Fenech.

afp_tickers

 AFP internacional