AFP internacional

Un guardavida vigila a los nadadores en la playa de "Le Petit Travers" en Carnon, sur de Francia, el 19 de julio de 2016

(afp_tickers)

Los atentados de 2015 provocaron una fuerte caída del turismo en París y el de la semana pasada en Niza amenaza ahora con afectar a toda Francia, en beneficio de otros destinos como España y Portugal, señalan analistas.

El arribo de turistas a Francia en vuelos de línea registraba una baja de 5,8% desde enero, con un fuerte contraste entre París, donde el retroceso era de 11%, y las ciudades de provincia, donde estaba en alza de 1%, según datos divulgados por el ministerio de Relaciones Exteriores la víspera del atentado que el 14 de julio costó la vida a 84 personas en la principal ciudad de la Costa Azul.

El temor de los atentados cundió en particular en Japón, con una caída de 50% de la llegada de visitantes de ese país a los aeropuertos de París entre enero y abril, indicó el Comité Regional del Turismo.

Los turistas empezaron a desertar la capital después de los atentados de enero de 2015 contra el diario satírico Charlie Hebdo y contra un supermercado kósher y los de noviembre contra la sala de conciertos Le Bataclan y cafés y restaurantes, así como en las inmediaciones del Estadio de Francia.

"Las provincias (...) se ven actualmente duramente afectadas. Ya no es solo París, sino toda Francia que enfrentarán un periodo complicado, sembrado de incertidumbres y expuesto por lo tanto a la competencia con otros destinos" que no han sido blancos de atentados, afirmó Philippe Gauguier, de la consultora In Extenso.

España (tercer destino turístico mundial detrás Francia y Estados Unidos), así como Portugal están bien posicionados para sacar tajada de la búsqueda de alternativas apacibles para una escapada o para pasar vacaciones.

El gremio patronal del sector, Exceltur, indicó el miércoles que la facturación del sector podría alcanzar este verano boreal un nuevo récord. La afluencia de turistas empieza a crear reacciones de saturación en lugares muy frecuentados, como la isla de Mallorca, de un millón de habitantes, que este podría recibir hasta diez millones de visitantes.

El impacto del atentado de Niza se siente en toda la Costa Azul, con "cancelaciones tanto de clientes franceses como extranjeros", señaló Philippe Gauguier.

- Cancelaciones y partidas anticipadas -

Esas anulaciones "pueden representar actualmente hasta un 20% de la demanda o incluso más en hoteles de alta gama, y hasta de 40% en un establecimiento", reveló el experto.

El fenómeno también se intensificó en París.

"El teléfono no para de sonar desde el viernes para anular reservas de julio, agosto y septiembre (...), sobre todo de clientes estadounidenses", indicó François Delahaye, director general del hotel de lujo Plaza Athénée.

"Además, enfrentamos adelantos de las fechas de partida, por un equivalente de 66.000 euros hasta el 15 de julio", agregó.

Según el ejecutivo, la gente "tiene miedo de venir a Francia, y no solo a París, y esto va a durar por lo menos un año".

Delahaye prevé que su hotel tendrá este año "una tasa de ocupación del 50% al 60%, frente a un abanico de 70% a 80% en los últimos años".

Hay quienes creen sin embargo que Francia seguirá siendo un destino atractivo y piden que el gobierno lance "rápidamente una nueva campaña de comunicación, para tranquilizar a los turistas", indica Hervé Becam, vicepresidente de Umih, la principal organización del sector.

afp_tickers

 AFP internacional