AFP internacional

Soldados de las fuerzas progubernamentales libias caminan por Sirte, Libia, el 3 de agosto de 2016, durante una operación contra el EI

(afp_tickers)

Agachados detrás de un muro para protegerse de los francotiradores del grupo Estado Islámico (EI), los combatientes progubernamentales libios están más animados desde los bombardeos estadounidenses y confían en expulsar a los yihadistas de Sirte (centro norte de Libia).

Mohamad al Ahjal, con sombrero de 'cowboy' marrón y chaleco antibalas, es uno de ellos. "¡Está muy bien!", dice a un equipo de la AFP sobre "la intervención militar estadounidense y los bombardeos (...) lanzados contra posiciones delicadas de Dáesh", acrónimo en árabe del EI.

"Esperamos una intensificación de los bombardeos [de Estados Unidos] en los próximos días para poder avanzar" en Sirte, una ciudad costera situada a 450 km al este de Trípoli y conquistada por el EI en junio de 2015.

Las fuerzas libias partidarias del Gobierno de Unión Nacional (GUN) con sede en Trípoli lanzaron el 12 de mayo una ofensiva para reconquistar Sirte. Entraron en la ciudad, pero los yihadistas atrincherados en el centro oponen resistencia con francotiradores, minas antipersona y coches bomba.

En el patio de una casa abandonada, a unos 250 metros de la posición más cercana a los yihadistas, una decena de soldados de la unidad de las 'Águilas de Misrata' hace una pausa antes de reemplazar a sus compañeros en el frente.

En este barrio residencial actualmente desértico, los impactos de bala y el muro en ruinas de una casa dan testimonio de su día a día.

Cerca de allí, otro combatiente, Jaled el Ghoush, cree que los ataques aéreos de "nuestros amigos estadounidenses han subido la moral" de las tropas.

Ahmed está maravillado por su eficacia y precisión y esto le lleva a pensar que "la victoria no tardará".

- Vigilancia desde la playa -

Estados Unidos llevó a cabo el lunes, por primera vez, ataques aéreos contra los yihadistas de Sirte, a petición del Gobierno de Unión Nacional.

"Pedimos apoyo [a Estados Unidos] para limitar las bajas", declaró el general Mohamad al Ghasri, portavoz de las fuerzas gubernamentales.

Estas tropas disponen de aviones pero aún así han perdido a más de 300 hombres desde el comienzo de la ofensiva. Además no tienen suficientes armas de precisión. Combaten a los yihadistas con camionetas artilladas y unos cuantos tanques.

En una playa, en el oeste de Sirte, los soldados levantaron un puesto de control bajo un parasol improvisado con una alfombra atada a cuatro palos.

Entre las cajas de atún vacías esparcidas por el suelo, dos jóvenes combatientes están tendidos sobre la alfombra: uno vigila entre sacos de arena con unos prismáticos verdes y el otro apunta con un fusil a las posiciones cercanas del EI.

El equipo de la AFP no ha podido llegar a las posiciones avanzadas del frente.

- 'Tu sangre salva vidas' -

En la entrada oeste de Sirte, las fuerzas gubernamentales han instalado un hospital de campaña para atender a los heridos antes de trasladarlos a Misrata, la ciudad desde donde se dirige la operación.

El hospital está compuesto por una sala de operaciones y otra para las urgencias con una decena de camas, bombonas de oxígeno y mesas con material quirúrgico.

El hospital utiliza su página de Facebook para difundir las fotografías y los nombres de los heridos y muertos. También para las campañas de sensibilización que instan a los combatientes a ponerse cascos y chalecos antibalas para evitar lesiones en la cabeza y el torso. Y se les pide que donen sangre porque "salva vidas".

En Trípoli, la capital, varios carteles exhortan a los libios a dedicar su 'yihad' (esfuerzo) y su 'zakat' (limosna) a combatir el "terrorismo".

"Los ataques estadounidenses aceleran la operación pero serán los combatientes quienes consigan la victoria", declaró a la AFP un miembro del ayuntamiento de Sirte instalado temporalmente en Misrata, a 200 km al este de Trípoli.

"Los cadáveres de los yihadistas del EI están en las calles, en medio de la basura y las ruinas", añade. "Estamos impacientes por regresar a Sirte para limpiar la ciudad".

afp_tickers

 AFP internacional