AFP internacional

El presidente ruso, Vladimir Putin, se dirige a los diputados durante una sesión de la Duma Estatal el 22 de junio de 2016 en Moscú

(afp_tickers)

Los diputados rusos aprobaron este viernes dos controvertidas leyes antiterroristas, entre ellas una que refuerza la vigilancia de las comunicaciones al obligar a las compañías de Internet a almacenar datos de usuarios durante meses.

La primera ley, adoptada por los diputados de la Duma (cámara baja) durante su última reunión antes de las vacaciones de verano, introduce especialmente penas de prisión por no denunciar un delito.

Asimismo, reduce la edad de responsabilidad penal a 14 años e introduce penas de hasta siete años de detención por la "justificación pública del terrorismo", incluso en internet.

La segunda ley busca reforzar la vigilancia por parte de los servicios especiales de las redes de comunicación, obligando a las compañías de Internet a almacenar los mensajes, llamadas y datos de los usuarios durante seis meses para transmitirlos a "las agencias gubernamentales apropiadas", si lo solicitan.

Las redes sociales también se ven obligadas a almacenar este tipo de informaciones durante seis meses, según esta ley, que todavía debe aprobar la cámara alta rusa y ser promulgada por el presidente Vladimir Putin.

La oposición rusa denunció estas leyes como un intento de "vigilancia total" por parte de las autoridades.

El diputado opositor, Dimitri Gudkov, subrayó antes de la votación que "el sistema de registro de todas las llamadas y la creación de las bases de datos no tienen nada que ver con la lucha antiterrorista".

Para el analista político, Konstantin Kalachev, la adopción de estas leyes está vinculada a las elecciones legislativas rusas de septiembre, ya que busca "intimidar a los opositores (..) que decidan salir a las calles" para contestar el resultado de los comicios.

afp_tickers

 AFP internacional