AFP internacional

Una manifestación el 6 de mayo de 2016 en la ciudad libia de Bengasi para reclamar que las fuerzas militares recuperen Sirte, en manos de los yihadistas del Estado Islámico, sin intervención extranjera

(afp_tickers)

Las autoridades rivales en Libia compiten entre sí por ser el primero en poner en marcha una ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Sirte, lo que reduce todavía más las posibilidades de reconciliación entre los dos Gobiernos.

Mientras el Gobierno de unidad nacional, apoyado por la comunidad internacional, y las autoridades paralelas en el este se centran, cada uno por su lado, en la batalla de Sirte, el EI gana terreno tras tomar una nueva localidad del oeste del país.

El Gobierno de unidad, instalado en Trípoli desde finales de marzo, consiguió unir las fuerzas y las milicias en el oeste. El Gobierno paralelo del este, en cambio, cuenta con las tropas dirigidas por el poderoso general Jalifa Haftar.

El nuevo ejecutivo, dirigido por Fayez al Sarraj, teme que Haftar lance una ofensiva unilateral contra el EI en Sirte, en manos de los yihadistas desde junio de 2015. Para adelantarse, el Gobierno de Sarraj anunció el viernes la creación de una célula especial para coordinar los esfuerzos de lucha contra los yihadistas en la zona comprendida entre Misrata y Sirte, separadas por unos 150 kilómetros.

Según un responsable de esta célula, "los preparativos para retomar Sirte y otros sectores están en marcha y próximamente comenzarán las operaciones militares". La célula insta a los libios, "civiles y militares, a que rechacen la división, cierren filas y estén dispuestos a defender la patria".

- El EI amplía su influencia -

En el campo opuesto, un portavoz de las fuerzas del general Haftar afirmó a la AFP que "se tomó la decisión de liberar Sirte y los planes militares ya están preparados".

Según la misma fuente, las tropas partirán de la ciudad Al Bamba (este), donde ya se unieron con otras fuerzas venidas del sur. "Tenemos la capacidad y los equipos (necesarios para la batalla). No podemos revelar la hora H ni los efectivos de la ofensiva, donde participarán los ejércitos del aire, de tierra y la marina".

En paralelo, el EI tomó la localidad de Abu Grein, a unos 100 kilómetros al oeste de Sirte, tras enfrentarse a las fuerzas progubernamentales. Es la primera vez que los yihadistas consiguen controlar un sector al oeste de Sirte, su feudo, donde dominan varios pueblos al este.

"La organización terrorista consolidó su control en la región, sobre todo en Abu Grein", confirmó un responsable de la célula operativa del Gobierno de unidad.

Unas 20.000 personas han huido de Sirte y Abu Grein y se han refugiado en escuelas y edificios públicos de Bani Walid, al oeste de Abu Grein, según Abderrahman al Hmeyl, jefe del comité responsable de los desplazados.

"Siempre hemos tenido miedo de que ellos (los yihadistas) vengan desde Sirte", dijo Raja Souleiman, una joven instalada en una escuela de Bani Walid con su madre y sus tres hermanas. "Cuando la gente empezó a huir, nosotros decidimos irnos también", relató.

- La solución política se aleja -

Para Mattia Toaldo, especialista de Libia en el grupo de reflexión del Consejo Europeo de Relaciones Internacionales, "la división en Libia no es sólo un problema político que obstaculiza la puesta en marcha de un poder unido, también complica la situación militar".

Si estos dos dispositivos militares "se activan sin coordinación", el EI se encontrará en una posición perfecta para contraatacar, explica a la AFP.

"Una operación militar para liberar Sirte precisa una mayor coordinación de las fuerzas de seguridad por razones tácticas y políticas", estima por su parte Claudia Gazzini, analista en el Crisis Group. "La carrera por Sirte aleja aún más la perspectiva de una solución de compromiso político entre los dos campos", según ella.

El Gobierno de unidad reclama armamento a la comunidad internacional. Par ello, responsables y diplomáticos indicaron que Estados Unidos estaba dispuesto a suavizar el embargo de la ONU sobre las armas para ayudar a este Gobierno a combatir el EI.

afp_tickers

 AFP internacional