Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos mujeres kurdas iraquíes salen del campamento de migrantes de la 'Jungla' de Calais para ir a un centro de recepción y orientación migratoria, el 12 de octubre de 2016

(afp_tickers)

"¿Saben cuándo nos vamos?" Los inmigrantes de la 'Jungla' de Calais se hacen mil preguntas ante el próximo desmantelamiento de este campo del norte de Francia y su dispersión en centros de acogida.

En el campamento, donde viven entre 5.700 y 10.000 migrantes, hay una rutina instaurada, marcada por los intentos de introducirse en los camiones o en el puerto de Calais, con el objetivo tenaz de llegar al Reino Unido.

El trabajo de las asociaciones, la apertura de estructuras creadas por el Estado y la creación de tiendas precarias donde los migrantes pasan el tiempo, suavizó un poco la espera de sus habitantes.

Frente a las crecientes tensiones en torno al campo, el presidente francés, François Hollande, anunció a finales de septiembre que desmantelaría totalmente el campamento antes de la llegada del invierno. Los preparativos se aceleraron en los últimos días y el cierre parece inminente, aunque algunas asociaciones acudieron a la justicia para pedir una prórroga.

Dentro del campamento, lleno de afganos, sudaneses, eritreos e iraquíes, se corrió la voz de que "los buses iban a llegar".

Las autoridades francesas planean transferir a los desplazados a pequeños centros de acogida en todo el país, desde donde los migrantes podrán solicitar el asilo.

Una parte de ellos no tiene intención de quedarse en Francia y no sabe si llegó la hora de renunciar a su sueño de cruzar la Mancha.

"Todo el mundo habla sólo de esto", aseguró Adam, un sudanés vestido con una camiseta azul claro. "Muchos no quieren pedir asilo en Francia y no saben qué hacer. Hay gente que ya no come. Yo tengo mis huellas en Italia. ¿Qué va a pasar?", se preguntó.

Los desplazados deben registrarse a su llegada a la UE y tienen que presentar su solicitud de asilo en el país de llegada. Si siguen su camino, en teoría las autoridades pueden obligarlos a volver.

Tohar, un afgano que fue registrado en Bulgaria, está dispuesto a correr el riesgo. Hizo sus maletas y está vendiendo todo el género de la tienda ambulante que instaló en el campamento.

El futuro parece incierto para este excapataz de construcción. "¿Tendremos el asilo? ¿Podremos quedarnos?", se preguntaba.

- Muchos han desaparecido -

En los turnos de asistencia de los servicios de inmigración se repiten las mismas preguntas: "¿Hay médicos disponibles?", "los centros de acogida, ¿son como los hogares?", o "¿si tengo una cita en la prefectura en 45 días y parece que partimos la próxima semana?".

"Muchos tienen procesos en curso. Les explicamos que los expedientes serán transferidos", indicó Larmi Belmir, encargado del servicio de Inmigración en Calais.

Sin quedar convencidos sobre este complejo procedimiento, algunos migrantes vuelven varias veces para que se les explique lo mismo. Otros se aferran a sus sueños de llegar al Reino Unido.

"Quiero pasar al Reino Unido. En Francia es muy difícil que un sudanés obtenga el asilo", explicó Alphaty, un migrante que desde hace un año intenta cruzar la Mancha. ¿Adónde irá?, encogiendo los hombros aseguró que se ira a "otra jungla que hay, no muy lejos".

"Yo no me enfrentaría con la policía, pero me quiero quedar", en los alrededores, contó Mossin, un kurdo instalado en las caravanas en la "zona de las familias", donde los agentes de inmigración intentan convencer a los indecisos.

"Tenemos tres buses la próxima semana, el martes, el miércoles y el jueves", indicó uno de ellos, con una carta en la mano. Su interlocutor, un migrante afgano retrocede, con expresión de preocupación.

A medida que pasa el tiempo, "muchos de los que quieren llegar al Reino Unido prefirieron partir ya y han desaparecido, están en París o en otro lado", aseguró Maia Konforti de la asociación Auberge des Migrants.

Según las cifras oficiales, recientemente el campo ha perdido más de 1.000 residentes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP