AFP internacional

Soldados de las unidades kurdas (YPG), y de las fuerzas democráticas sirias (SDF), en la localidad de Fatisah, en la provincia de Raqa, en el norte de Siria, el 25 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Fuerzas estadounidenses desplegadas en Siria están presentes en el frente al lado de los combatientes kurdos que realizan una ofensiva en la provincia de Raqa contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), indicaron comandantes kurdos y un corresponsal de la AFP en el lugar.

Los militares estadounidenses estaban el miércoles en el pueblo de Fatsa, en el norte de la provincia de Raqa, luego de capturar el lugar, que estaba en manos del EI, en el segundo día del asalto lanzando por las fuerzas kurdas y árabes contra la organización yihadista.

Un fotógrafo de la AFP vio a unos veinte soldados estadounidenses en ese poblado situado 55 km al norte de la ciudad de Raqa, principal bastión del EI en Siria y los escuchó comunicarse entre ellos en inglés.

Comandantes de las Fuerzas democráticas sirias (FDS), formadas principalmente por combatientes kurdos, confirmaron la presencia de soldados estadounidenses.

"Las fuerzas estadounidenses participan en esta operación al lado de las FDS", declaró a la AFP el comandante Hawkar Kobané frente a una casa parcialmente destruida en el pueblo.

"En el techo de esta casa, los militares estadounidenses utilizan misiles TOW (antitanques) para disparar contra coches bomba que utiliza el EI para atacar a las FDS", agregó.

"Son fuerzas especiales estadounidenses y por eso no pueden seguirlos ni tomar muchas fotos", dijo un combatiente de las FDS.

Las fuerzas kurdas son apoyadas con ataques aéreos de la coalición internacional dirigida por Estados Unidos en su ofensiva lanzada el martes en el norte de la provincia de Raqa, en el noreste e de Siria.

Pero no está claro si los soldados estadounidenses participan en los combates o si actúan simplemente como consejeros y expertos militares, tal y como fue definida la misión por su estado mayor.

Interrogado por la AFP, el portavoz militar de la coalición internacional, el coronel estadounidense Steve Warren, reiteró la posición estadounidense según la cual "consejeros estadounidenses están en el norte de Siria para aconsejar y asistir a las FDS".

Los militares estadounidenses en el pueblo de Fatsa rechazaron hablar con los periodistas.

Algunos se colocaron a bordo de los camiones con ametralladoras y otros acompañaron a la unidad "antiterrorista" especial del FDS y se dirigieron a un edificio para una sesión de entrenamiento.

- Gran experiencia -

"Esperamos aprovechar la gran experiencia de los soldados estadounidenses para luchar contra el terrorismo y retomar otros pueblos lo más rápidamente posible y con la menor cantidad de víctimas posible", dijo el comandante Kobané.

Unos 300 militares estadounidenses deberán completar los rangos de decenas de miembros de las fuerzas especiales desplegadas en el norte sirio desde hace meses para entrenar a los combatientes kurdos en su lucha contra el EI.

Un combatiente de las FDS que pidió el anonimato aseguró a la AFP que se trata de miembros de las "fuerzas de operaciones especiales estadounidenses", que garantizan a los aliados de Estados Unidos un apoyo en formación y entrenamiento.

Varios militares estadounidenses fueron vistos por el corresponsal de la AFP subir el techo de la edificación con misiles antitanques.

"Las fuerzas de la coalición estadounidense están presentes en todas las posiciones en el frente (...) Los aviones de la coalición nos ayudan a bombardear las posiciones del EI. Las fuerzas en el lugar guían a los aviones", dijo Baraa al-Ghanem, otro comandante de las FDS.

Las FDS tienen en total 25.000 combatientes kurdos y unos 5.000 combatientes árabes. Estados Unidos busca que más fuerzas árabes participen en el grupo.

La guerra en Siria ha causado más de 280.000 muertos desde marzo de 2011.

Por su parte el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, declaró que no tiene previsto convocar una nueva ronda de conversaciones de paz en las próximas dos o tres semanas, mientras no haya avances en el alto el fuego.

afp_tickers

 AFP internacional