AFP internacional

El logotipo de Volkswagen, en una imagen tomada en un concesionario del grupo automovilístico en Los Ángeles el 28 de junio de 2016

(afp_tickers)

La justicia estadounidense dio este martes su visto bueno preliminar al plan de indemnización de 14.700 millones de dólares presentado por el grupo alemán Volkswagen en el escándalo de los motores diésel trucados en Estados Unidos.

"Hubo inmensos esfuerzos para alcanzar una serie de objetivos. Pienso que se alcanzaron esos objetivos. El tribunal da su acuerdo preliminar", declaró el juez a cargo del caso, Charles Breyer, al término de una audiencia en San Francisco (California).

Breyer precisó que realizará una audiencia de aquí al 18 de octubre para dar el acuerdo final.

El plan por casi 15.000 millones de dólares prevé la compra de unos 480.000 automóviles de motores de 2 litros concernidos y el pago de una compensación a sus propietarios con el fin de terminar con el escándalo que estalló en septiembre del año pasado en Estados Unidos.

Para sus motores de 3 litros, el grupo privilegiará una opción menos costosa que consistiría en repararlos para que los vehículos en cuestión estén conformes a las normas ambientales.

Los propietarios de los automóviles afectados disponen hasta el 16 de septiembre para someter sus casos, pero no estarán obligados a tomar una decisión inmediatamente.

El juez Breyer subrayó que eso era "uno de los aspectos esenciales", evocando "una responsabilidad especial para asegurar que resolviendo problemas de contaminación aquí, no los creemos en otros lugares del mundo".

Por su parte, Robert Giuffra, abogado del grupo alemán en la audiencia, dijo que "Volkswagen acepta la responsabilidad por lo que pasó aquí.

Giuffra subrayó que el acuerdo es "bueno para los consumidores, bueno para el medio ambiente", pero también "bueno para Volkswagen": "permite a Volkswagen pasar página", argumentó.

afp_tickers

 AFP internacional