AFP internacional

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, durante un discurso en la Tercera Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico en Frutillar el 30 de junio de 2016

(afp_tickers)

Argentina busca reforzar el vínculo con Europa y su presidente Mauricio Macri está empeñado en demostrar esta semana, en una gira por Francia, Bélgica y Alemania, que tiene vocación para liderar una región que reimpulsa negociaciones comerciales trabadas durante años.

Macri viaja este viernes a Francia para reunirse de manera informal en París con su homólogo Francois Hollande el sábado en la tarde.

Terminará su estadía europea el miércoles en Alemania, de donde partirá a Estados Unidos para asistir al encuentro de empresarios Sun Valley Conference en Idaho (noroeste).

La reunión de Macri con Hollande será la segunda este año tras la visita a Argentina en febrero del mandatario francés.

Otro objetivo crucial de la gira es asegurar los 20.000 millones de dólares en inversiones que el mandatario espera que lleguen por su política amigable con los mercados.

"Tras muchos años de una economía cerrada, tenemos que ir en una transición ordenada, no crítica, hacia la integración del Mercosur, espero en breve, con la Alianza del Pacífico y después, con el mundo entero", afirmó Macri entusiasta el jueves en Chile.

Tras seis meses en el poder, el mandatario argentino tiene sed por concretar acuerdos comerciales después de años de proteccionismo en su país, y cuando la tercera economía de América Latina sigue en recesión, golpeada por una inflación desbocada y fuertes ajustes de tarifas de servicios básicos.

En Bruselas, será recibido por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, además del rey Felipe, entre otras autoridades de ese país.

El martes en Alemania sostendrá un almuerzo de trabajo con la canciller Angela Merkel, en esta escala que constituye "la más importante en términos de encuentros empresariales concretos", dijeron fuentes del palacio presidencial.

La agenda en Alemania, que incluye una reunión con el presidente Joachim Gauck y una audiencia con el presidente del Parlamento, Norbert Lammert, Macri se reunirá con los directivos de Mercedes Benz, Volkswagen y Siemens.

Que quede claro "que estamos de vuelta, que hubo un cambio político y que Argentina apuesta a la construcción de confianza", dijo esta semana un alto funcionario de gobierno en Buenos Aires sobre el objetivo de esta visita.

Macri recalcó: "Tendremos futuro aquellos que seamos capaces de construir redes y no paredes" en pos de acuerdos de libre comercio interregional.

- Vientos revueltos -

Este viaje de Macri tiene como telón de fondo la reciente salida de Gran Bretaña de la Unión Europa, que trajo incertidumbre y conmoción al viejo continente. Del lado del Mercosur tampoco corren vientos a favor, tras años de desacuerdos comerciales y desencuentros políticos entre sus socios.

A ambos lados del Atlántico sus líderes abogan por reimpulsar las negociaciones comerciales UE y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela), pero enfrentan fuertes presiones de intereses de socios de los dos bloques.

Macri llega a Europa tras haber sido el invitado estrella de la tercera cumbre de empresarios de la Alianza del Pacífico, que reunió esta semana en el sur de Chile a unos 700 hombres de negocios de la región.

"En Argentina (...) se produjo un cambio político total. Este cambio, implica que queremos ser parte del escenario mundial, queremos ser parte de las soluciones de los problemas globales", recalcó el mandatario.

En este camino, Macri abogó por la alianza entre dos bloques económicos regionales de naturaleza distinta: el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Alianza del Pacífico, que reúne a Chile, México, Colombia y Perú.

"Hemos relanzado el Mercosur, porque queremos un Mercosur del siglo XXI, pero que claramente tenga una visión de convergencia con la Alianza del Pacífico. Ese es el mejor camino para todos", dijo Macri.

Desde Europa también tienen la esperanza que Macri adquiera protagonismo regional y sea una suerte de interlocutor para avanzar en un acuerdo con el Mercosur.

El bloque sudamericano ha estado sacudido tanto por el impacto de la crisis económica y política en Brasil, como por el deterioro del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

"Necesitamos más Mercosur", enfatizó el lunes la canciller Susana Malcorra en Montevideo, al relativizar el impacto real de la salida de Gran Bretaña de la UE en las actuales conversaciones sobre un acuerdo de libre comercio.

"Creo que esto (la UE tras el Brexit) va a ser una Europa más europeizada. Y como tal podría transformarse en una oportunidad porque van a querer afianzar un acuerdo entre los dos bloques", consideró la canciller.

afp_tickers

 AFP internacional