AFP internacional

El presidente argentino Mauricio Macri y su hija Antonia, asisten a la inauguraicón de la 130 Exposición Rural en Palermo, Buenos Aires, el 30 de julio de 2016

(afp_tickers)

El presidente Mauricio Macri, el primer mandatario en 15 años en asistir al acto central de la más tradicional exposición rural de Argentina, selló una alianza con el poderoso sector agrícola-ganadero al que definió como "el motor de la economía argentina".

"Trabajamos para que el campo sienta que se le ha sacado la pata de encima y se le está tendiendo la mano", afirmó Macri en su discurso de inauguración de la 130 Exposición Rural, ante una multitud de productores agropecuarios, que lo aclamó en varias ocasiones.

En un discurso de 20 minutos sin anuncios de medidas, Macri destacó "la importancia que tiene el campo para el país", y resaltó la política que puso en marcha para ese sector desde su asunción en diciembre de 2015 tras 12 años de gestión kirchnerista (2003/2015), impulsora de la industria manufacturera.

En un giro de 180 grados de la política del gobierno que lo precedió, Macri eliminó a poco de asumir los impuestos a exportaciones de trigo, maíz y sorgo mientras para la soja se rebajó del 35% al 30%, viejos reclamos de los productores de Argentina, uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos.

"El campo es el gran motor que tiene este país. Uno de cada tres empleos se genera en forma directa o indirecta por el campo argentino", sostuvo el presidente.

En el acto de inauguración, que se celebra siempre en la víspera del cierre de la muestra anual en el predio del barrio de Palermo, Macri defendió la baja de impuestos que en la gestión anterior permitieron un sensible aumento de la recaudación.

"Hemos buscado devolverle el protagonismo a cada provincia, a cada región del país", justificó el presidente, que estuvo acompañado por gran parte de su gabinete.

Junto a él estuvieron su esposa, Juliana Awada, y su pequeña hija Antonia, con quien jugó con un caballo en medio de la arena frente a las tribunas del escenario central del predio.

Los grandes productores agrícolas celebraron el cambio de rumbo económico.

"Agradecemos al presidente la eliminación de las retenciones (impuestos a las exportaciones), la devaluación, la unificación del tipo de cambio, la salida del cepo cambiario y la salida del default", enumeró el presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere, quien precedió a Macri en los discursos.

- Puja histórica -

En 2008, los fuertes enfrentamientos con la expresidenta Cristina Kirchner (2007/2015) llevó a las patronales del campo a protagonizar una huelga prolongada que puso en jaque al gobierno peronista de centroizquierda.

"El campo ya arrancó y esto es solo el comienzo", destacó Etchevehere aunque advirtió sobre el mal momento que atraviesa el sector lechero, que genera 90.000 puestos de trabajo, dijo, al tiempo que admitió que "el desafío es ganar competivividad".

El sector agrícola es el único que está en franca recuperación en medio de un clima recesivo con una caída de la industria de 3,3% en el primer semestre y de la construcción que se derrumbó 12,4% en el mismo lapso, entre otros datos.

La presencia de Macri no pasó desapercibida en la exposición de la Sociedad Rural, tras 15 años de ausencia de mandatarios, el último había sido el expresidente Fernando de la Rúa (1999/2001).

Nacida en 1866, la Sociedad Rural representa a los grandes productores agrícolas y ganaderos, que hoy se reivindican "republicanos" pero fue un influyente sector que respaldó los golpes de Estado que interrumpieron sistemáticamente los gobiernos democráticos entre 1930 y 1983 en Argentina.

Tras agradecer por el recibimiento que le dieron los productores, Macri dijo que Argentina enfrenta "el desafío de dejar de ser granero del mundo para ser el supermercado del mundo", en alusión a agregar valor a los productos, algo que había dicho a poco de asumir.

afp_tickers

 AFP internacional