AFP internacional

La canciller alemana, Angela Merkel, en una sesión plenaria en la cámara baja del Parlamento alemán, el 7 de julio de 2016 en Berlín, de cara a la reunión de la OTAN el 8-9 de julio en Varsovia

(afp_tickers)

El reforzamiento de la OTAN en el este de Europa, que se espera sea ratificado esta semana en la cumbre de Varsovia, se justifica por la actitud de Rusia en Ucrania, que ha llevado a una pérdida de confianza, afirmó este jueves la canciller alemana, Angela Merkel.

"Los actos de Rusia en la crisis ucraniana han perturbado profundamente a nuestros aliados del este. Cuando el imperio del derecho y la inviolabilidad de las fronteras se ven rebatidos por palabras y actos, la confianza disminuye", declaró Merkel ante el Parlamento.

La reunión de Varsovia, el viernes y el sábado, se celebrará en un momento en que "la situación de la seguridad en el interior y alrededor de Europa se ha transformado de manera significativa", añadió.

Para sosegar a los aliados que se independizaron de Moscú a principios de los años 1990, la OTAN ha decidido reforzar su "Fuerza de Respuesta" (NRF, Nato Response Force) triplicando sus efectivos hasta 40.000 soldados y creando una "punta de lanza" ('Spearhead') de 5.000 hombres capaz de desplegarse en sólo días en cualquier foco de crisis.

Polonia y los tres estados bálticos obtuvieron más, y en la cumbre se espera quede ratificado el despliegue en esos países de cuatro batallones multinacionales (entre 600 y 1.000 militares cada uno) sobre la base de una rotación.

Estas medidas se decidieron después de que Rusia se anexionara en marzo de 2014 la península de Crimea, y se implicara ese mismo año en la rebelión separatista del este de Ucrania.

Al mismo tiempo, la canciller tendió la mano a Moscú afirmando que las medidas son disuasivas y "profundamente defensivas", y añadió que la OTAN quiere reanudar el diálogo con Rusia.

"Una seguridad duradera en Europa sólo puede conseguirse con Rusia", apostilló.

afp_tickers

 AFP internacional