AFP internacional

El ministro de Finanzas argentino Alfonso Prat Gay el 19 de abril de 2016 en rueda de prensa en Buenos Aires

(afp_tickers)

Argentina emprendió reformas económicas desde la asunción del presidente de centro-derecha Mauricio Macri pero para preservar la producción local no considera levantar rápidamente las barreras comerciales, dijo el miércoles el ministro de Hacienda Alfonso Prat- Gay

"Vamos de una economía cerrada y prebendaria a una economía competitiva (...) No vamos a una apertura comercial salvaje, sino con una idea de integrarnos inteligentemente al mundo", dijo el ministro a periodistas extranjeros.

Precisó que el gobierno dará tiempo a las empresas argentinas de ganar en competitividad antes de liberalizar más los intercambios comerciales.

El gobierno hace un balance económico catastrófico de su antecesora la expresidenta Cristina Kirchner, en el poder entre 2007 y 2015, y su marido, el exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007).

Las reformas más emblemáticas puestas en marcha desde el inicio del mandato de Macri, en diciembre, fueron el fin del control cambiario, la baja de los subsidios a las facturas de gas, electricidad y agua, que redundó en un brutal aumento de las tarifas, y la fuerte reducción de impuestos para las exportaciones agrícolas e industriales.

Había que "ordenar el desorden", dijo Prat-Gay. Las reformas impopulares han estimulado la inflación y redujeron el poder adquisitivo de unos 41 millones de argentinos.

El objetivo anunciado en enero de llegar en 2016 a una inflación de 20 o 25% es insostenible -el alza de precios está cerca de superar 30% desde principio de año- pero el ministro considera que está frenándose.

En lo que concierne a las inversiones extranjeras, Prat-Gay aseguró que están llegando a Argentina "a un ritmo de unos mil millones de dólares por semana, esto es unos 50 mil millones por año".

"Vamos restaurando confianza. Argentina era paria en el concierto internacional de naciones. Cuando uno mira el flujo de inversión extranjera directa, en la primera mitad del año se duplicaron respecto de la primera mitad del año pasado", afirmó.

Desde el inicio de la gestión del presidente Macri, Argentina recibió un flujo de unos 31.000 millones de dólares, a través de deuda tomada por el Estado (20.000 millones) de los cuales 11.000 millones fueron usados para resolver el conflicto de la deuda externa con fondos acreedores en Estados Unidos, por las provincias (6.000 millones) y por las empresas (5.000 millones).

Según el ministro, las primeras muestras de recuperación se dan "en el interior, gracias a la potencialidad del campo", en alusión al sector agrícola, pilar de la economía argentina.

En cambio, la siderurgia, la industria automotriz y la construcción sufren el freno de la economía. Tras 12 años de crecimiento sostenido, Argentina ve perfilarse un año 2016 difícil y un retroceso del Producto Interno Bruto en el orden de 0,5%, según el Banco Mundial, y de 1,5% de acuerdo al pronóstico del Fondo Monetario Internacional.

Los analistas pronostican una recuperación de la economía en 2017 mientras que el presidente argentino estimó que crecerá 3%.

afp_tickers

 AFP internacional