Montenegro levanta la inmunidad parlamentaria de dos opositores prorrusos


 AFP internacional

Los diputados prorrusos Andrija Mandic (dcha.) y Milan Knezevic (izq.), el 15 de febrero de 2017, durante una manifestación frente al Parlamento, en Podgorica, con ocasión de la votación del levantamiento de su inmunidad parlamentaria

(afp_tickers)

Dos líderes de la oposición prorrusa en Montenegro podrían ser detenidos de forma inminente tras el levantamiento este miércoles de su inmunidad parlamentaria, en el marco de una investigación sobre un fallido golpe de Estado.

La fiscalía sospecha que Andrija Mandic, de 52 años, y Milan Knezevic, de 36, participaron en este misterioso intento de golpe, urdido supuestamente por sectores críticos con la adhesión del país a la OTAN y desbaratado horas antes de las legislativas del 16 de octubre de 2016.

En esas elecciones se impuso el Partido de los Socialistas Democráticos, de Milo Djukanovic, hombre fuerte del país desde principios de los años 90, que cedió el puesto de primer ministro a su lugarteniente, Dusko Markovic, a finales de 2016.

"Mienten, inventan, urden un complot" acusando a la coalición opositora prorrusa del Frente Democrático "de tener algo que ver con [el] falso golpe de Estado", dijo Mandic a sus seguidores reunidos ante el Parlamento.

Quienes votaron el levantamiento de la inmunidad "deben saber que serán acosados por el pueblo en la calle, que los insultarán", avisó Knezevic.

Sólo votaron los diputados del partido en mayoría, recibidos por cientos de manifestantes al grito de "¡Ladrones!".

"Tomaron el poder por la fuerza y se irán por la fuerza", decía amenazante Scepan, un hombre de 34 años en paro.

"Deja de detener al pueblo, ¡acabarás como Nicolae Ceausescu!", gritó a Djukanovic uno de los responsables de la oposición, Janko Vucinic, en referencia al líder de la Rumanía comunista ejecutado en 1989.

"Sus amenazas no nos asustarán y Montenegro no permitirá cualquier tipo de inestabilidad", contestó el vicepresidente del Parlamento, Branimir Gvozdenovic.

Los manifestantes se alejaron sin que se registraran incidentes después de la votación.

Los presuntos conspiradores, serbios y rusos, según la justicia montenegrina, habían planeado derrocar a Djukanovic, e incluso matarlo, como represalia a su intención de integrar al país en la OTAN.

Las autoridades encarcelaron a 15 serbios y siguen buscando a dos rusos relacionados con el caso.

Mandic y Knezevic podrían pasar tres días en detención preventiva, a la espera de que la justicia los envíe o no a la cárcel.

El fiscal sospecha que "aceptaron actuar siguiendo las instrucciones de una organización criminal" y que "organizaron manifestaciones con el objetivo de atacar el Parlamento" durante la noche de las elecciones.

Podgorica, la capital del país, fue escenario de manifestaciones en torno a la cuestión de la entrada del país en la OTAN, un tema que divide mucho a este pequeño país de 620.000 habitantes, de mayoría eslava y religión ortodoxa.

AFP

 AFP internacional