AFP internacional

Helen Clark directora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en París el 1 de junio de 2015

(afp_tickers)

Helen Clark, quien ostenta el cargo de mayor rango para una mujer en Naciones Unidas, se lanzó este lunes a la carrera para suceder a Ban Ki-moon como secretario general de la ONU.

La candidatura de la directora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una de las principales agencias especializadas de la ONU, fue presentada en Wellington por el gobierno neocelandés, del que ella estuvo al mando entre 1999 y 2008.

Clark, de 66 años, destacó durante una entrevista con la AFP su "experiencia de liderazgo durante casi tres décadas, tanto en (su) propio país como en Naciones Unidas", donde dirige el PNUD desde hace siete años.

"Considero que tengo la experiencia y las aptitudes para desempeñar este cargo", añadió.

Desde hace unos meses empezó a perfilarse un movimiento a favor de que el próximo dirigente de la ONU sea una mujer, después de que ocho hombres se sucedieran a la cabeza de la organización en sus 70 años de historia.

Pero Clark restó importancia a esta condición, asegurando: "No me presento porque sea una mujer, sino porque creo que soy la mejor cualificada".

"Lo he pensado mucho", subrayó, añadiendo que el momento actual presenta "desafíos muy grandes" para la ONU.

- Los desafíos de la ONU -

La organización se enfrenta a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, y a guerras en Siria, Yemen y Sudán del Sur. Sus detractores la consideran inadaptada e incapaz de reformarse.

Clark espera hacer que la ONU sea más eficaz frente a "un nuevo tipo de conflictos". "Las guerras civiles, los actores no estatales, el extremismo violento (...) reclaman nuevos enfoques", explicó.

Con alrededor de 40.000 empleados y un presupuesto anual de 8.000 millones de dólares, la ONU esta amenazada de esclerosis burocrática, en un momento en que debería "asumir el liderazgo", consideró Clark. "A mi se me considera pragmática, concentrada en los resultados", insistió.

En el entorno de la ONU esperaban desde hacía meses la entrada en liza de Helen Clark. Los diplomáticos la consideran una candidata de primer rango, pero dudan de su capacidad para lograr el apoyo de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Son estos cinco países (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido y China), que tienen derecho de veto, quienes deberán elegir al sucesor de Ban Ki-moon.

A partir de la semana que viene y por primera vez, los candidatos que se han postulado hasta el momento se dirigirán a la Asamblea General de la ONU en audiencias públicas a modo de entrevista de trabajo o examen oral, de dos horas cada uno.

Pero los representantes de los cinco países permanentes tomarán su decisión a puerta cerrada en julio, antes de que la Asamblea la valide.

A nueve meses de que acabe el mandato de Ban, la competición está muy abierta. Además de Clark, otras siete personas se han postulado ya, incluyendo tres mujeres. Entre ellos figuran la jefa de la UNESCO, la búlgara Irina Bokova; y el ex alto comisionado para los refugiados Antonio Guterres, de Portugal.

Rusia insiste en que el próximo mandatario proceda de Europa del Este, la única región que nunca ha aportado un secretario general. Reino Unido afirma que apoyará una candidatura femenina, en igualdad de competencias, en tanto que París, Washington y Pekín por el momento no se pronuncian.

El nuevo o la nueva responsable tomará las riendas de la ONU el 1 de enero de 2017.

afp_tickers

 AFP internacional