AFP internacional

Benjamin Netanyahu (dcha) da la mano al ministro francés Jean-Marc Ayrault al recibirle este domingo 15 de mayo en Jerusalén

(afp_tickers)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, cuestionó ante el jefe de la diplomacia francesa la "imparcialidad" de la iniciativa de París para relanzar las conversaciones de paz con los palestinos, aludiendo a un reciente voto de Francia en la Unesco.

"Le dije que la escandalosa resolución adoptada por la Unesco con el apoyo de Francia, que no reconoce el vínculo milenario entre el pueblo judío y el Monte del Templo, echa un manto de sombra sobre la imparcialidad del foro que Francia trata de reunir", declaró Netanyahu tras recibir al ministro Jean-Marc Ayrault, que viajó el domingo a Jerusalén y a Ramala (Cisjordania) para presentar en persona la iniciativa de paz a los líderes israelí y palestino.

Francia quiere convocar una reunión ministerial internacional sin presencia israelí ni palestina pero que, de tener éxito, podría desembocar en una cumbre internacional antes de finales de año.

Tras las declaraciones del primer ministro israelí, Ayrault se habría dirigido a Netanyahu para decirle que sus comentarios "desafortunados e hirientes podían y deberían haber sido evitados" y que "Francia lo lamenta", según colaboradores del ministro de Asuntos Exteriores galo.

Más tarde, ante la prensa, Ayrault aseguró que "Francia no tiene intereses particulares, pero está profundamente convencida de que hay que hacer algo si no se quiere dejar que prosperen aquí en la región las ideas de Dáesh", acrónimo en árabe del grupo yihadista Estado Islámico.

Interrogado en concreto sobre las acusaciones de Netanyahu, el ministro francés declinó hacer comentarios.

El jefe del gobierno israelí se había referido a una resolución adoptada por la Unesco el 26 de abril sobre la mezquita de Al Aqsa o Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, sin mención alguna al hecho de que era también el lugar más sagrado para los judíos, que lo llaman Monte del Templo.

- 'Los únicos en el terreno' -

Tras visitar Jerusalén, Ayrault viajó a Ramala para entrevistarse con el presidente palestino, Mahmud Abas, y defender la idea de esa reunión ministerial internacional, con países de la Unión Europea (UE) y de la ONU, convocada para el 30 de mayo en Francia.

El ministro francés admitió que la reunión podría retrasarse "un máximo de cuatro días" para que el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, "pueda asistir, teniendo en cuenta su agenda".

Netanyahu reiteró la oposición israelí a esa iniciativa y volvió a acusar a la Autoridad Palestina de negarse a entablar un diálogo directo.

"Le dije [a Ayrault] que la única manera de avanzar hacia una verdadera paz entre nosotros y los palestinos es a través de discusiones directas, sin condiciones", declaró.

"Cualquier otra tentativa solo alejará la paz y dará a los palestinos los medios de evitar confrontar la verdadera raíz del conflicto, que es el no reconocimiento del Estado de Israel", agregó.

La adhesión estadounidense sigue siendo una gran incógnita, ya que Kerry aún no ha confirmado su presencia en el encuentro propuesto por Francia.

Pese a ello, Estados Unidos "comparte nuestra preocupación", se apresuró a asegurar Ayrault.

Por su parte, el jefe de la diplomacia palestina, Riyah al Malki, con el que Ayrault se reunió junto al presidente Abas, denunció ante la prensa el rechazo "desde el principio" a la iniciativa mostrado por Netanyahu, y deseó "el éxito a los esfuerzos franceses porque son los únicos en el terreno".

Francia se muestra prudente sobre el éxito de su iniciativa.

Tras la reciente celebración del 68 aniversario de la creación de Israel, los palestinos bajo ocupación esperan aún su Estado, y conmemoraban este domingo la creación de Israel de como su Nakba ('catástrofe').

Los palestinos desfilaron en varias ciudades de Cisjordania ocupada, y en la Franja de Gaza se volvieron a producir enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes cerca de la frontera con Israel, mientras Hamas y la Yihad Islámica, dos fuerzas enemigas de Tel Aviv, llamaron a la intifada.

afp_tickers

 AFP internacional