AFP internacional

Miembros de la policía en Faluya el 28 de junio de 2016

(afp_tickers)

Cuando su hijo de cinco años le pidió que lo matara porque no soportaba el hambre, Um Isam supo que si un día lograba escapar de Faluya, nunca sería capaz de volver a ella.

El domingo, las fuerzas iraquíes recuperaron el control de esta ciudad iraquí situada a unos 50 km de Bagdad, expulsando a los últimos yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) después de más de un mes de combates.

Las autoridades iraquíes aseguran que la ciudad ha sufrido pocos destrozos y fomentan el regreso de los miles de civiles desplazados, como Um Isam y su familia.

Pero la liberación de Faluya no podrá cicatrizar las profundas heridas de sus habitantes, sometidos durante más de dos años a la tiranía del EI y asediados por las fuerzas gubernamentales durante la batalla por la reconquista.

Después de tanto sufrimiento, Um Isam, de 42 años, estima que ya nunca podrá ser feliz en Faluya.

"Mi hijo me pidió que lo matara porque no aguantaba el hambre (...) ¡Dios mío, se da cuenta, es lo que me dijo con cinco años!", cuenta meneando la cabeza, como para espantar el recuerdo.

Hace unos meses, Um Isam sufrió un aborto, por la conmoción que le produjo un bombardeo sobre un edificio aledaño al hospital en el que estaba ingresada.

"Perdí a mis gemelos (...) Fui al hospital porque no me quedaba comida para mis niños", recuerda, llevando de la mano a uno de sus nueve hijos.

- Malos recuerdos -

Detrás de ella, en el campo de Amriyat al Faluya, el consejo europeo para los refugiados distribuye kits con productos de primera necesidad para los recién llegados.

Cada familia se aloja en una tienda de campaña y recibe seis colchones, lo indispensable para cocinar, una lámpara de camping, una lona y un bidón para el agua.

"Aquí hace mucho calor, hay polvo y no hay suficiente comida ni agua para que podamos sobrevivir", afirma Um Isa.

"No quiero volver a Faluya. Hemos sufrido allí demasiado: los estadounidenses, Al Qaida, Dáesh (acrónimo árabe del EI), la hambruna", dijo, refiriéndose a los combates de 2004 en Faluya entre Al Qaida y el ejército de Estados Unidos.

"No sé qué va a pasar ahora -dice- pero esta ciudad está maldita y no quiero volver a ella".

Desde que el 16 de junio huyó de Faluya, esta mujer sigue esperando a su marido, retenido como otros miles de hombres por las fuerzas iraquíes, que los interroga en busca de eventuales yihadistas.

En los alrededores de Faluya las operaciones militares continúan y el número de desplazados va en aumento.

Las organizaciones humanitarias temen un desastre, sobre todo con temperaturas por encima de los 45 grados y escasez de carpas.

La familia de Kefieh Saleh llegó hace diez días pero sigue sin una tienda de campaña para dormir. "Mi marido ayuda a la gente del campamento a montarlas, pero nosotros ni siquiera tenemos una", afirma.

- Miedo -

Ella y sus hijos duermen fuera de una mezquita prefabricada. Pese a la huida de los yihadistas, tienen miedo de regresar a su casa, situada en la zona de Saqlawiya, al noroeste de Faluya. "No es segura y no creo que vaya a mejorar", afirma Kefieh.

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, reconoce la necesidad de desminar la zona para que los civiles puedan volver.

El miedo a actos de violencia interconfesional desanima a los desplazados. La mayoría de ellos son sunitas y afirman que su comunidad es blanco de las milicias chiitas que participaron en la reconquista de Faluya.

"Muchos hombres han desaparecido, algunos de nuestros vecinos han muerto a manos de las Hashd al Shaabi", las unidades paramilitares chiitas, asegura Kefieh.

Varios testigos, las autoridades locales y organizaciones de defensa de los derechos humanos afirman, que al comienzo de la ofensiva, estas milicias cometieron abusos.

"No sé cómo estará nuestra casa, pero si volvemos viviremos como en una zona militar y me da miedo lo que pudiera pasar", declara Kefieh. "Pongo a Dios por testigo, no volveré. Encontraré otro lugar donde estemos seguros, quizá Erbil o Suleimaniya, en el Kurdistán".

afp_tickers

 AFP internacional