Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, visita en silla de ruedas el cementerio de El Alia, a las afueras de Argel, el 5 de julio de 2016, su primera aparición desde hacía un año

(afp_tickers)

El estado de salud del presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, genera nuevamente dudas e inquietud un día después de que el mandatario anulara a última hora una visita de la canciller alemana, Angela Merkel.

"De la vivacidad a la indisponibilidad temporal", tituló este martes en su editorial el periódico argelino en francés Liberté.

Para el editorialista, las autoridades argelinas tenían "la loca esperanza de escuchar a la canciller alemana tomar posiblemente el ejemplo de [el presidente francés] François Hollande y declarar que vio a Buteflika con gran vivacidad".

El 15 de junio de 2015 el presidente francés había declarado, tras un encuentro en Argel, que era "difícil encontrar a un jefe de Estado con esa vivacidad, esa capacidad de juicio"

El lunes, la presidencia argelina anunció que una visita que debía efectuar Merkel el lunes y martes fue aplazada debido a la "indisponibilidad temporal" del mandatario argelino.

"El aplazamiento se debe al hecho de que [...] Buteflika, que se encuentra en su residencia en Argel, está temporalmente indisponible a causa de una bronquitis aguda", explicó.

Para el periódico Liberté, "el jefe de Estado (...) no estaba ayer [lunes] en situación de recibir a un huésped extranjero, pero, sobre todo, de aparecer en público".

En el poder desde 1999, Buteflika cumplirá 80 años el 2 de marzo. En 2013 sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) que afectó su movilidad y elocución.

Desde entonces, el presidente argelino se desplaza en silla de ruedas y sólo aparece en raras ocasiones en público.

Su último viaje al extranjero por motivos de salud fue en noviembre, al someterse a un reconocimiento médico "periódico" en Grenoble (Francia), según la presidencia.

En su residencia de Zeralda, al oeste de Argel, recibe a sus huéspedes extranjeros, dando así al mandatario la ocasión de mostrarse en público.

Por su parte, el periódico El Watan, revela que, justo antes del anuncio del lunes, "los preparativos [para la visita de Merkel] continuaban con, sobre todo, el enlucido de las paredes y la supresión de los reductores de velocidad en el camino por el que debía pasar la comitiva de la responsable alemana".

- "Esperar para ver" -

"Si lo vemos en unos días, es que se trata de una fatiga súbita y nada más. Pero si no lo vemos en 15 días, es que su estado se degradó", estimó el politólogo Rachid Grim, interrogado por AFP.

Para este experto, si en los próximos 15 días se ve "a los principales actores hablando en público, como el jefe del Ejército, los líderes del FLN [Frente de Liberación Nacional, partido en el poder] y del RND [Reagrupación Nacional Democrática, cercana a Buteflika], querrá decir que se prepara una sucesión", analiza Grim.

El politólogo reconoce no obstante que "todo el mundo está esperando para ver y que de momento sólo se puede especular". "Hay que esperar para ver", señala asimismo el sociólogo Nacer Djabi. Pero, se interroga, "¿esto quiere decir que incluso las actividades mínimas que realiza, ya no puede ni hacerlas?".

El periódico Le Soir d'Algérie recuerda que "aunque muy debilitado, Buteflika no dudó en recibir al primer ministro francés, Manuel Valls, que aprovechó desgraciadamente la ocasión para tuitear una imagen en la que se lo ve con su peor perfil".

El periódico francófono se pregunta si este "incidente" incitó "al entorno del presidente a evitar cometer un nuevo error dando al público la imagen de un mandatario disminuido". Desde 2013 los opositores de Buteflika no dudan en hablar de un 'vacío de poder' al frente del Estado.

AFP